Viruela del mono: 3 claves para entender por qué Nueva York declaró la emergencia en salud pública

Las autoridades aseguraron que buscan desbloquear herramientas adicionales para contener el brote, mientras que Estados Unidos se posiciona como el primer país en superar los 5000 casos, de los más de 20 mil que se registran a nivel global

La Ciudad de Nueva York es, sin dudas, uno de los epicentros socio-económicos más importantes del mundo. Hoy, esta urbe se encuentra en estado de alarma tras haberse declarado, el sábado 30 de julio, la emergencia de salud pública en respuesta al brote de viruela del mono. Esto se da en un momento en que Estados Unidos se convierte en el primer país del mundo en superar los 5.000 casos. Hace 30 días tenía menos de 400 casos.

La preocupación de las autoridades abre un interrogante sobre las grandes urbes y el devenir propio que muestra la viruela símica en todo el mundo. Según señalaron desde Nueva York, la declaración de emergencia desbloqueará herramientas adicionales para ayudar a frenar la propagación en la ciudad, que se ha convertido en el epicentro de otra crisis sanitaria.

“Hoy declaramos a la viruela del mono como una emergencia de salud pública en la ciudad de Nueva York. Esta declaración, que entra en vigor inmediatamente, permitirá al Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York (DOHMH) emitir órdenes de emergencia del comisionado bajo el Código de Salud de la ciudad de Nueva York y modificar las disposiciones del Código de Salud para establecer medidas que ayuden a frenar la propagación”, dijeron el alcalde Eric Adams y el comisionado Dr. Ashwin Vasan al emitir oficialmente la declaración el sábado.

Y agregaron: “La ciudad de Nueva York es actualmente el epicentro del brote, y estimamos que aproximadamente 150.000 neoyorquinos pueden estar en riesgo de exposición a la viruela del mono. Seguiremos trabajando con nuestros socios federales para asegurar más dosis de la vacuna tan pronto como estén disponibles. Este brote debe afrontarse con urgencia, acción y recursos, tanto a nivel nacional como mundial, y esta declaración de emergencia de salud pública refleja la gravedad del momento”, dijo.

Fue un día después de que la gobernadora Kathy Hochul declarara una emergencia por desastre para conseguir ayuda federal adicional para el estado.

La alcaldesa de San Francisco, London Breed, también declaró oficialmente el estado de emergencia por el auge de contagios de la viruela del mono en su ciudad, una movida similar a la que se llevó a cabo en esa misma ciudad en la década del 80, en plena crisis por los contagios de VIH.

En la ciudad hasta el momento se han detectado 261 afectados por la viruela del mono, que representan el 30% de los casos de todo el estado de California. Se ha visto a personas hacer colas por horas para conseguir una dosis de la vacuna, que escasea en todo el país.

La localidad tuvo que cerrar sus centros de vacunación a comienzos de semana porque se habían quedado sin dosis, explicando que sólo habían recibido 7.800 dosis, de las 35.000 que le habían pedido al gobierno federal. Las autoridades indicaron que para la semana próxima les prometieron unas 4.200 dosis más.

La declaración de emergencia en Nueva York se produce cuando el estado tiene 1.400 casos / REUTERS/Dado Ruvic

1. Suba de casos en Estados Unidos y a nivel mundial

La declaración de emergencia en Nueva York se produce cuando el estado tiene 1.400 casos, según el Departamento de Salud del Estado de Nueva York. La gran mayoría de ellos se encuentran en la ciudad, con al menos 1.289 casos, lo que supone un aumento de algunas docenas de casos después de que el informe emitido días anteriores aumentara en casi 200 afectados, con respecto a los dos anteriores.

Ese total, del que se cree que no se ha informado lo suficiente, aún representa una cuarta parte del creciente número de casos a nivel nacional.

Los casos en el mundo comenzaron el 6 de mayo cuando apareció el primer enfermo.Según de desprende del sitio @Monkeypoxtally, el 21 de mayo habían 100 casos; el 6 de junio, 1000; el 14 de junio, 2000; el 21 de junio, 3000; el 23 de junio, 4000; el 28 de junio, 5000; el 12 de julio, 10 000, el 20 de julio, 15.000 y el 27 de julio, 20.000 casos.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, brindó una conferencia de prensa el sábado 23 de julio pasado para anunciar el comunicado de activación del nivel de alerta máxima para hacer frente al brote de viruela del mono. Y ya no hay dudas: el brote cumple con los criterios para tal declaración.

La OMS define una emergencia de salud pública de interés internacional, o PHEIC, como “un evento extraordinario” que constituye un “riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de enfermedades” y que “potencialmente puede requerir una respuesta internacional coordinada”. Esta definición implica una situación que es: grave, repentino, inusual o inesperado. Que tiene implicaciones para la salud pública más allá de la frontera nacional del Estado afectado, y que puede requerir una acción internacional inmediata.

Días antes se había encendido una nueva alarma. Los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) informaron que detectaron por primera vez dos casos de viruela del mono en niños. En un comunicado, los CDC indicaron que uno de los menores infectados es un residente en California de menos de dos años, mientras que el otro se encontraba en EEUU, pero no reside habitualmente en el país. Los responsables sanitarios indicaron que ambos casos están relacionados y que lo más probable es que los niños se infectaran en casa por transmisión de un familiar.

FOTO DE ARCHIVO: Una imagen de microscopio electrónico (ME) muestra partículas maduras del virus de la viruela del mono, de forma ovalada, así como semilunas y partículas esféricas de viriones inmaduros, obtenidas de una muestra clínica de piel humana asociada al brote de perros de la pradera de 2003 / REUTERS/CDC/Cynthia S. Goldsmith, Russell Regnery

2. Primeros muertos fuera de África

Una segunda persona con viruela del mono murió en España, informó el sábado 30 el ministerio de Sanidad, al día siguiente del anuncio del primer fallecimiento en ese país de una persona infectada por el virus.

“De los 3.750 pacientes (…) 120 casos fueron hospitalizados y dos murieron”, indicó el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del ministerio en su último informe publicado el sábado, sin precisar la fecha de esta segunda muerte. Se trata de las primeras muertes fuera de África de personas infectadas por la viruela del mono, junto a una tercera registrada en Brasil.

3. ¿La viruela del mono es ahora una enfermedad de transmisión sexual?

Como ocurre en todo el mundo, en este momento la población con el mayor número de contagios en San Francisco son los hombres que tienen sexo con hombres. Durante la reunión del consejo de la ciudad la semana pasada, decenas de miembros de la comunidad LGBTQ+ se quejaron por la falta de ayuda y de información oficial que proveniente del departamento de salud de San Francisco. Como respuesta realizaron esta declaración, que le permite a la ciudad liberar fondos para combatir la enfermedad.

“San Francisco demostró, durante la pandemia del COVID-19, que la acción temprana es esencial para proteger la salud pública”, decía en una rueda de prensa la alcaldesa Breed.

La viruela del mono recibió ese nombre en 1958 cuando se detectó en varios simios de laboratorio en Dinamarca. En 1970 se detectó el virus en seres humanos. Se la considera como una enfermedad vírica zoonótica, lo que significa que puede transmitirse de los animales a los humanos. También puede transmitirse de humano a humano. Se sabe que la enfermedad se contagia por contacto directo con las lesiones de un paciente infectado o por superficies contaminadas por las mismas, pero aún se sabe poco sobre la posible presencia de virus en otras muestras biológicas, como saliva, orina o semen.

En España, se realizó un estudio que fue publicado en la revista Eurosurveillance, y contribuye a un mejor conocimiento sobre cómo se transmite esta enfermedad emergente. El ADN viral se puede detectar con frecuencia en diferentes muestras clínicas de pacientes infectados por la viruela del mono, incluyendo saliva y semen, según el trabajo liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa”.

La mayoría de los afectados hasta ahora son hombres. Sin embargo, la enfermedad se ha propagado a muchos otros países y existe la preocupación de que se extienda a grupos poblacionales vulnerables, como pacientes inmunocomprometidos o población infantil. Consultado por Infobae, el doctor Gustavo Lopardo, vicepresidente de la Asociación Panamericana de Infectología y coordinador docente de FUNCEI en Buenos Aires, explicó: “La viruela símica es una enfermedad que se trasmite por contacto muy estrecho, y que se está comportando actualmente como una infección de transmisión sexual. La mayoría de las personas que han sido diagnosticadas son hombres que tienen relaciones con otros hombres”.

Aunque aclaró: “Se puede detectar el virus en el semen, pero muy probablemente la transmisión de esté dando por el contacto de piel con lesiones de la persona con la infección. Estamos observando que la mayoría de las lesiones se están produciendo en la región genital de las personas afectadas. Es una gran diferencia con los casos que se han notificado en África. Otra diferencia es que la mayoría de los pacientes tienen cuadros leves”.