COVID prolongado: 1 de cada 8 personas padece los síntomas, según un nuevo estudio en The Lancet / Long COVID symptoms affect 1 In 8, suggests Lancet Study

Se hizo un trabajo comparativo en los Países Bajos de pacientes que tuvieron el COVID-19 con personas que no lo tuvieron. Qué implicancias sanitarias tiene y qué falta investigar más

According to one of the most thorough research on long-term COVID to date, one in eight people who contract coronavirus experience at least one long-lasting symptom.

Since the beginning of the pandemic, there have been more than 500 million coronavirus infections reported worldwide. As a result, there is growing worry regarding the long-lasting symptoms experienced by those with long-term Covid.

Se sabe que tener el COVID-19 puede dejar secuelas posteriores. Algunas duran unas semanas. Otras más de un año. Pero cuántas personas realmente tienen el COVID Prolongado o COVID de larga duración aún está en estudio. Un nuevo trabajo realizado en los Países Bajos y publicado en la prestigiosa revista The Lancet reveló que uno de cada ocho adultos (12,7%) infectados por el COVID-19 experimenta síntomas a largo plazo.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Groningen y del Centro Médico de la Universidad de Radboud, en los Países Bajos. Aportó una de las primeras comparaciones de los síntomas a largo plazo tras la infección por el coronavirus con los síntomas en una población no infectada. También midió los síntomas en individuos tanto antes como después de la infección por COVID-19.

La inclusión de poblaciones no infectadas permite una predicción más precisa de la prevalencia de los síntomas del COVID-19 a largo plazo, así como una mejor identificación de los síntomas principales del COVID Prolongado. “Hay una necesidad urgente de datos que informen sobre la escala y el alcance de los síntomas a largo plazo que experimentan algunos pacientes tras la enfermedad por COVID-19″, afirmó la profesora Judith Rosmalen, de la Universidad de Groningen, autora principal del estudio.

“Sin embargo, la mayoría de las investigaciones anteriores sobre el COVID prolongada no han analizado la frecuencia de estos síntomas en personas que no han sido diagnosticadas de COVID-19 ni han analizado los síntomas individuales de los pacientes antes del diagnóstico de COVID-19”, advirtió.

La doctora Rosmalen agregó: “El enfoque de nuestro estudio examina los síntomas más frecuentemente asociados al COVID Prolongado, incluidos los problemas respiratorios, la fatiga y la pérdida del gusto y/o el olfato, tanto antes del diagnóstico del COVID-19 como en personas que no han sido diagnosticadas de la misma. Este método nos permite tener en cuenta los síntomas preexistentes y los síntomas en personas no infectadas para ofrecer una definición de trabajo mejorada para el COVID-19 Prolongado y proporcionar una estimación fiable de la probabilidad de que ese síndrome se produzca en la población general”.

En este nuevo estudio realizado en los Países Bajos, los investigadores recopilaron datos pidiendo a los participantes de la cohorte Lifelines COVID-19 basada en la población que rellenaran regularmente cuestionarios digitales sobre 23 síntomas comúnmente asociados al COVID Prolongado.

El cuestionario se envió 24 veces a los mismos individuos entre marzo de 2020 y agosto de 2021, lo que significa que los participantes que tuvieron COVID-19 durante este tiempo estaban infectados con la variante Alfa del coronavirus o variantes anteriores. La mayor parte de los datos se recogieron antes del plan de vacunación COVID-19 en los Países Bajos, por lo que el número de participantes vacunados fue demasiado pequeño para analizarlo en este estudio.

Los participantes fueron registrados como positivos al COVID-19 si tenían una prueba positiva o un diagnóstico médico de COVID-19. De los 76.422 participantes, 4.231 (5,5%) participantes que tenían COVID-19 fueron emparejados con 8.462 controles teniendo en cuenta el sexo, la edad y el momento en que completaron los cuestionarios que indicaban un diagnóstico de COVID-19.

Incluyeron poblaciones no infectadas para tener una mejor identificación de los síntomas principales del COVID Prolongado (Getty)

Los investigadores descubrieron que varios síntomas eran nuevos o más graves entre tres y cinco meses después de tener COVID-19, en comparación con los síntomas anteriores al diagnóstico de COVID-19 y con el grupo de control, lo que sugiere que estos síntomas pueden considerarse los síntomas centrales de la COVID larga.

Los síntomas principales registrados fueron dolor en el pecho, dificultades para respirar, dolor al respirar, músculos doloridos, pérdida del tase y/o del olfato, hormigueo en las manos/pies, un nudo en la garganta, sensación de frío y calor alternativamente, pesadez en los brazos y/o piernas y cansancio general. La gravedad de esos síntomas se estabilizó a los tres meses de la infección, sin que se produjera ningún otro descenso. Otros síntomas que no aumentaron significativamente entre tres y cinco meses después del diagnóstico de COVID-19 fueron el dolor de cabeza, el picor de ojos, los mareos, el dolor de espalda y las náuseas.

La primera autora del estudio, Aranka Ballering, afirmó: “Estos síntomas principales tienen importantes implicaciones para futuras investigaciones, ya que pueden utilizarse para distinguir entre la condición posterior a COVID-19 y los síntomas no relacionados con COVID-19″.

De los participantes en el estudio que habían presentado datos sobre los síntomas previos a la COVID, los investigadores descubrieron que el 21,4% (381/1.782) de los participantes positivos a la COVID-19, en comparación con el 8,7% (361/4.130) del grupo de control, experimentaron al menos un aumento de los síntomas centrales de gravedad moderada 3 meses o más después de la infección por el coronavirus. Esto implica que en el 12,7% de los pacientes de la COVID-19 sus síntomas nuevos o gravemente aumentados tres meses después de la COVID pueden atribuirse a la infección.

“Al observar los síntomas en un grupo de control no infectado y en individuos tanto antes como después de la infección por el coronavirus, pudimos tener en cuenta los síntomas que podrían haber sido resultado de aspectos sanitarios no infecciosos de la pandemia, como el estrés causado por las restricciones y la incertidumbre”, comentó Ballering. “La afección posterior a la COVID-19, el COVID Prolongado, es un problema urgente con un número creciente de víctimas humanas. La comprensión de los síntomas principales y la prevalencia del post-COVID-19 en la población general representa un importante paso adelante para nuestra capacidad de diseñar estudios que puedan, en última instancia, informar sobre las respuestas sanitarias exitosas a los síntomas a largo plazo del COVID-19”, resaltó.

El cuestionario fue respondido 24 veces entre marzo de 2020 y agosto de 2021. Durante ese tiempo estaban infectados con la variante Alfa del coronavirus o variantes anteriores/Archivo

Los autores reconocen algunas limitaciones del estudio. Este estudio incluyó a pacientes infectados con la variante Alfa o con variantes anteriores y no tiene datos de personas infectadas durante el periodo en el que las variantes Delta u Ómicron estaban causando la mayoría de las infecciones. Además, por la infección asintomática, la prevalencia de COVID-19 en este estudio puede estar subestimada. Otra limitación de este estudio es que, desde el inicio de la recogida de datos, se han identificado otros síntomas, como la niebla cerebral, como potencialmente relevantes para una definición de COVID Prolongado, pero este estudio no analizó estos síntomas. Además, el estudio se llevó a cabo en una región y no incluyó una población étnicamente diversa.

La profesora Judith Rosmalen señaló que “las investigaciones futuras deberían incluir síntomas de salud mental (por ejemplo, síntomas de depresión y ansiedad), junto con otros síntomas post-infecciosos que no pudimos evaluar en este estudio (como la niebla cerebral, el insomnio y el malestar post-ejecución). No pudimos investigar qué podría causar cualquiera de los síntomas observados después de la COVID-19 en este estudio, pero esperamos que las investigaciones futuras puedan dar una idea de los mecanismos involucrados. Además, debido al momento en que se realizó este estudio, no pudimos evaluar el efecto de la vacunación contra la COVID-19 y las diferentes variantes del coronavirus en los síntomas de la COVID prolongada. Esperamos que futuros estudios aporten respuestas sobre el impacto de estos factores”.

En un comentario vinculado sobre el trabajo publicado en The Lancet, el profesor Christopher Brightling y la doctora Rachael Evans, del Instituto de Salud Pulmonar de la Universidad de Leicester (que no han participado en el estudio), señalaron: “Esto supone un gran avance con respecto a las estimaciones anteriores de prevalencia de la COVID prolongada, ya que incluye un grupo emparejado no infectado y tiene en cuenta los síntomas anteriores a la infección por COVID-19. El patrón de sintomatología observado por Ballering y sus colegas fue similar a los informes anteriores, con la fatiga y la falta de aire entre los síntomas más comunes, pero curiosamente otros síntomas como el dolor en el pecho fueron más una característica en aquellos con COVID largo frente a los controles no infectados”. La definición de caso de COVID Prolongado -opinaron Brightling y Evaens- debe mejorarse aún más, potencialmente para describir diferentes tipos de COVID largo, para los que es fundamental una mejor comprensión mecánica”.

Se encontró que el 12,7% de los pacientes de la COVID-19 tenía síntomas nuevos o gravemente aumentados tres meses después de la COVID pueden atribuirse a la infección/ REUTERS/Amir Cohen/Archivo

Long COVID symptoms affect 1 In 8, suggests Lancet Study

Since the beginning of the pandemic, there have been more than 500 million coronavirus infections reported worldwide. As a result, there is growing worry regarding the long-lasting symptoms experienced by those with long-term Covid.

According to one of the most thorough research on long-term COVID to date, one in eight people who contract coronavirus experience at least one long-lasting symptom.

Since the beginning of the pandemic, there have been more than 500 million coronavirus infections reported worldwide. As a result, there is growing worry regarding the long-lasting symptoms experienced by those with long-term Covid.

Symptoms of long COVID

However, nearly no research has compared long-term Covid patients with those who have never been infected, leaving the possibility open that some of the health issues may not have been brought on by the virus.

Over 76,400 persons in the Netherlands were invited to respond to a questionnaire online about 23 typical long-Covid symptoms for a recent study that was published in The Lancet journal.

The questionnaire was completed 24 times by each participant between March 2020 and August 2021.

Over 4,200 of them (or 5.5%) reported catching Covid at that time.

Three to five months after contracting Covid, more than 21% of those who had it had at least one new symptom that had significantly worsened.

The study documented symptoms both before and after a Covid infection, which helped the researchers narrow down exactly what was caused by the virus.

It was discovered that typical long-term Covid effects include weariness, loss of taste and smell, generalised chest pain, breathing problems, and muscle soreness.

“Major advance”

Aranka Ballering of the Dutch University of Groningen, one of the study’s authors, described extended Covid as “an important problem with an increasing human toll”.

We were able to account for symptoms that may have been a result of non-infectious disease health aspects of the pandemic, such as stress caused by restrictions and uncertainty, by examining symptoms in a control group of people who were not infected with SARS-CoV-2 and in people both before and after infection, the researcher said.

The study’s weaknesses, according to its authors, include the fact that it did not cover later variations like Delta or Omicron and did not gather data on specific symptoms like brain fog, which is now recognised as a typical symptom of long Covid.

Future research “should include mental health symptoms” like despair and anxiety, as well as elements like brai fog, insomnia, and a sensation of malaise after even light exertion, according to Judith Rosmalen, a different study author.

“Encouragingly, emerging data from other studies” suggests there is a lower rate of long Covid in people who have been vaccinated or infected with the Omicron variant, they said in a linked Lancet comment. Edited By: Sneha Swaminathan