Los gestos de reconciliación entre Neymar y Mbappe: el abrazo antes del inicio y las asistencias cruzadas en la goleada del PSG

El brasileño y el francés dieron muestras de que cerraron la grieta entre ellos luego de las polémicas que activaron las alarmas en la victoria frente al Montpellier

Los pasillos del París Saint Germain vivieron una semana agitada por la pelea entre Kylian Mbappé y Neymar en la victoria frente al Montpellier en la segunda jornada de la Ligue 1. Tras la disputa por un penal y los mensajes en redes del brasileño criticando a su compañero, los dirigentes del cuadro de la capital de Francia trabajaron toda la semana para intentar cerrar la grieta entre dos de las estrellas del equipo y el plantel salió al campo para enfrentar al Lille con una postura totalmente diferente.

El primer movimiento captado por las cámaras de transmisión fue a segundos del pitazo inicial, cuando la Tortuga y Neymar se fundieron en un tímido abrazo. Después del primer tanto del partido a los ocho segundos, todo el equipo se unió en un festejo dando saltitos, en el que se buscó mostrar una imagen totalmente distinta a la que se vio en el último fin de semana.

A lo largo del encuentro, los dos protagonistas se buscaron constatemente y hasta se asistieron en tres de los siete goles. A los 7′ del segundo tiempo llegó la quinta conquista: asistencia “no look” sin tocar el balón de Mbappé a Neymar. El 6-1, a los 21′ del ST, no hizo más que confirmar que las conversaciones de vestuario dieron sus frutos.

En un contragolpe a toda velocidad, el brasileño hizo la pausa esperando la aceleración de su compañero. Y la Tortuga no decepcionó: pisó el área y sacó un remate furibundo para inflar la red. Para cerrar el 7-1 final, Neymar lanzó un balón largo a la espalda de los centrales que Kylian controló, encaró al defensor central Fonte y definió al primer palo entre sus piernas para redondear su hat-trick.

Vale recordar que la batalla entre las dos estrellas del club estalló ante una controversia por la responsabilidad a la hora de ejecutar los penales. Ya en la semana, Christophe Galtier dio indicios de una posible reconciliación: “No hay molestias. Es un epifenómeno, un fenómeno secundario. Obviamente nos vimos al día siguiente para limar todo eso y decirnos lo que nos teníamos que decir entre nosotros. Les confirmo con mucha sinceridad, hemos tenido una semana muy agradable para preparar bien el partido contra el Lille. Este epifenómeno desapareció al día siguiente del partido”.

Según aclaran los medios en Francia, Galtier es respetado por las estrellas, incluso cuenta con una valoración especial de Messi y mostró poder de gestión para desactivar una bomba que amenazaba con dinamitar el vestuario.