Francisco visita tumba de Celestino V el primer papa que renunció / Popes who resign are humble, Francis says in central Italy visit

ROMA.- El papa Francisco viajó hoy a L’Aquila (en el centro de Italia) y visitó la tumba de Celestino V, el primer pontífice que renunció el mismo año de su elección, en 1294, cuando tenía 80 años.

La renuncia más reciente en la historia de la Iglesia católica es la de Benedicto XVI en 2013, pero el primero de todos los pontífices en tomar esta decisión fue Pietro Angeleri di Murrone, que asumió el nombre de Celestino V tras su elección en el verano de 1294.

La visita de Francisco a la tumba de Celestino V ha generado cierta expectación, ya que se produce después de meses de rumores sobre una posible renuncia y en medio del octavo consistorio de Jorge Bergoglio, el primero que se celebra en pleno agosto.

El papa nombró ayer, sábado, a 20 nuevos cardenales, entre ellos un español y cuatro latinoamericanos, y el lunes y el martes celebrará una reunión con todos los purpurados del mundo para reflexionar sobre la nueva Constitución Apostólica «Praedicate Evangelium», que reforma la organización de la Curia, la administración de la Iglesia católica.

En esta cita, aquellos que elegirán al futuro pontífice tras Francisco podrán verse y conversar para conocerse un poco mejor, tal y como afirmó este sábado el arzobispo emérito de Cartagena de Indias (Colombia), Jorge Enrique Jiménez Carvajal, en un encuentro con los medios.

«Yo pienso que (Francisco) no está en retirada, creo ha corrido una voz en el mundo de que está en retirada. Yo nunca creí, pero ahora que lo vi personalmente… ‘Tenemos papa Francisco para mucho rato’», opinó.

Tumba de Celestino V

TERREMOTO DE 2009

Bergoglio ha viajado a primera hora de este domingo a L’Aquila en helicóptero, donde ha sido recibido por el arzobispo de esta ciudad italiana, capital de la región de los Abruzos, el cardenal Giuseppe Petrocchi; y por otras autoridades locales.

Seguidamente ha podido reunirse en la plaza frente a la catedral con los afectados por el terremoto de 2009, a quienes les ha reconocido su «capacidad de resistencia».

«Arraigada en su tradición cristiana y cívica, les ha permitido resistir el impacto del terremoto y comenzar inmediatamente la valiente y paciente labor de reconstrucción», sostuvo, al tiempo que animó a la reconstrucción de la localidad de una forma que involucre a toda la «comunidad cívica y eclesial».

APERTURA DE LA PUERTA SANTA

La visita del pontífice argentino ha estado vinculada a una fecha importante, el 29 de agosto de 1294, cuando Celestino V fue nombrado papa en una ceremonia a la que asistieron cardenales, nobles, el rey Carlos II de Anjou y su hijo Carlos Martel, así como una multitud de fieles.

El papa argentino ha aprovechado la ocasión para presidir una misa en la plaza de la Basílica de Santa María en Collemaggio, donde está enterrado Celestino V.

«Este hombre parece darse cuenta plenamente de lo que hemos escuchado en la primera lectura: ‘Cuanto más grande seas, más humilde te harás, y hallarás gracia ante el Señor’», dijo Francisco.

«Precisamente por serlo, los humildes parecen débiles y perdedores a los ojos de los hombres, pero en realidad son los verdaderos ganadores, porque son los únicos que confían plenamente en el Señor y conocen su voluntad», añadió, al tiempo que explicó que «la humildad no consiste en desvalorizarnos, sino en ese sano realismo que nos hace reconocer nuestro potencial y también nuestras miserias».

Una vez concluida la celebración eucarística, el papa rezó el Ángelus y abrió la Puerta Santa, que permitirá a los fieles obtener la indulgencia plenaria durante la 728 ª edición del «Perdón Celestino» este 28 y 29 de agosto.

Finalmente, el papa se dirigió frente a la tumba de Celestino V para permanecer en privado durante unos momentos de oración.

La visita duró unas cuatro horas y después Francisco regresó al Vaticano.

EFE

Popes who resign are humble, Francis says in central Italy visit

By Reuters / By Philip Pullella – L’AQUILA, Italy – Pope Francis, who has often said he may step down in the future if bad health impedes him from leading the Catholic Church, on Sunday praised the humility of one of the few popes in history to resign willingly instead of ruling for life.

L’Aquila, a central Italian city which Francis visited briefly, is the burial place of Celestine V, who resigned as pope in 1294 after only five months to return to his life as a hermit, establishing a papal prerogative.

Pope Benedict XVI, who in 2013 became the first pontiff in about 600 years to resign willingly, visited L’Aquila four years before stepping down. In the past, Francis has also praised Benedict’s courage.

When the Vatican announced in June Francis’ trip to L’Aquila – to inaugurate an annual “feast of forgiveness” – it fuelled speculation that a conjunction of events – including the induction of new cardinals on Saturday and meetings starting on Monday on the Vatican’s new constitution – could foreshadow a resignation announcement.

However, in an interview with Reuters last month Francis, 85, laughed the idea off, saying “it never entered my mind”, while leaving open the possibility that he could step down for health reasons in the distant future.

In the homily of a Mass for thousands of people in a central square, Francis noted that in “The Divine Comedy”, Dante Alighieri condemned Celestine for having carried out what the medieval poet called “The Great Refusal”.

But Francis, who prayed silently before Celestine’s tomb, said that by relinquishing power, Celestine showed the strength that comes from humility.

“In the eyes of men, the humble are seen as weak and losers, but in reality, they are the real winners because they are the only ones who trust completely in the Lord and know His will,” Francis said.

The pope, who has been using a wheelchair and a cane for the past few months because of a knee ailment, sat through most of the Mass but read his homily in a strong voice and often went off script.

He told the crowd how the pilot of the helicopter that brought him from Rome had to circle for some time because of thick fog in the mountainous area before finding an opening in the mist. He compared this to seizing an opening from God in one’s life.

Although Francis has quashed rumours that he plans to resign anytime soon, the visit underscored the Catholic Church’s need to regulate the status of pontiffs who step down.

L’Aquila was hit by a devastating earthquake in 2009 that killed 309 people, injured several thousand, and destroyed many buildings.

At the start of Sunday’s visit, Francis donned a grey fire fighter helmet and was taken around the ruins of the city’s cathedral, which is being reconstructed.