Nueva Constitución de Chile se hunde / Chile’s new constitution scuttled

Por Alexander Villegas | SANTIAGO

Chile volverá a la mesa de dibujo para redactar de nuevo su constitución de la era de Augusto Pinochet, después de que un nuevo texto fuera rechazado abrumadoramente en una votación histórica de referéndum el domingo, un golpe para los progresistas del país, incluido el joven presidente Gabriel Boric.

Boric se reunió el lunes con líderes políticos y sociales para tratar de salvar los planes de una nueva constitución, golpeados por la votación que vio a unos 7,9 millones de chilenos rechazar la propuesta frente a 4,9 millones a favor, una pérdida mayor de lo esperado.

Con el voto obligatorio impulsando una fuerte participación de unos 13 millones de personas, el bando del rechazo anuló el impulso de un referéndum celebrado en 2020, en el que el 80% de los chilenos había votado a favor de la redacción de una nueva Constitución, aunque entonces sólo habían votado 7,6 millones de personas.

“Más allá de las legítimas diferencias, sé que prevalece la voluntad de diálogo y encuentro. Seguimos y avanzaremos”, escribió Boric en Twitter el lunes, después de haber dado un discurso conciliador el domingo por la noche llamando a la unidad.

El bando del rechazo ganó en casi todos los distritos del país, el primer productor mundial de cobre y el número 2 de litio, donde décadas de política relativamente conservadora y de mercado se vieron sacudidas en 2019 por encendidas protestas contra la desigualdad que muchos achacaron a la Constitución de la era Pinochet.

Para algunos votantes, los redactores se sintieron demasiado conectados con el violento movimiento de protesta. María Rivas, una ingeniera originaria de Venezuela, dijo que la propuesta fracasó porque fue “creada con rabia, bajo fuertes tensiones y divisiones y no era buena para Chile”.

El proceso también estuvo inundado de desinformación sobre la nueva constitución, un factor que algunos votantes creen que influyó mucho en la votación.

“Si la gente se hubiera informado mejor, si hubiera creído menos en las mentiras, el resultado habría sido diferente”, dijo Susana Lobos, que trabaja en publicidad. “Pero creyeron en las redes sociales, en las mentiras que escucharon y se asustaron, creyendo que Chile podía convertirse en Venezuela”.

La votación había sido vista como una especie de referéndum también sobre Boric, de 36 años, que llegó al cargo en marzo prometiendo reformas económicas y sociales, aunque se ha visto afectado por los altos niveles de inflación, las preocupaciones económicas y la debilidad del peso.

Los mercados chilenos subieron el lunes cuando los inversores aplaudieron el resultado, que según algunos obligará a que el texto de la nueva constitución sea más moderado y a que participen más grupos centristas y conservadores en su redacción.

Boric, que lideraba una amplia alianza de izquierdas cuando ganó las elecciones, dijo el domingo por la noche que planeaba remodelar su gabinete tras la derrota, lo que también podría suponer la incorporación de ministros más moderados.

En una conferencia de prensa el lunes por la tarde, Camila Vallejo, portavoz del gobierno, dijo que independientemente del resultado, la votación del domingo iba a marcar una nueva etapa para el gobierno.

“Cuando el presidente considera ajustes, lo hace por el bien del país y todos tenemos que estar disponibles para dar un paso al costado si eso es lo que quiere el presidente”, dijo Vallejo.

Políticos de centro-izquierda y de derecha que se oponen a la nueva Constitución han expresado su interés en trabajar con el gobierno para redactar un nuevo texto, mientras que otros han sugerido modificar la actual Constitución a través del Congreso. (Reuters)

Chile rechazó el pasado domingo por un aplastante 62,2% la propuesta de nueva Constitución y decidió mantener el texto actual, heredado de la dictadura, según el 72,2% de los votos escrutados.

Chile’s new constitution scuttled

By Alexander Villegas

SANTIAGO – Chile will go back to the drawing board to redraft its Augusto Pinochet-era constitution after a new text got overwhelmingly rejected in a historic referendum vote on Sunday, a blow to the country’s progressives, including young President Gabriel Boric.

Boric on Monday held meetings with political and social leaders over how to salvage plans for a new constitution, bruised by the vote that saw some 7.9 million Chileans reject the proposal against 4.9 million in favor, a larger-than-expected landslide loss.

With mandatory voting driving strong turnout of some 13 million people, the reject camp overturned momentum from a 2020 referendum when 80% of Chileans had voted in favor of drafting a new constitution, though only 7.6 million people then had voted.

“Beyond the legitimate differences, I know that the desire for dialogue and meetings prevails. We continue and will move forward,” Boric wrote on Twitter on Monday after having given a conciliatory speech on Sunday night calling for unity.

The reject camp won in almost all districts of the country, the world’s top producer of copper and the No. 2 for lithium, where decades of relative conservative and market-led policy were shaken up in 2019 by fiery protests against inequality that many blamed on the Pinochet-era constitution.

For some voters, the drafters felt too connected to the violent protest movement. Maria Rivas, an engineer originally from Venezuela, said the proposal failed because it was “created in anger, under strong tensions and divisions and was not good for Chile.”

The process was also flooded with misinformation about the new constitution, a factor some voters think impacted the vote so heavily.

“If people had informed themselves better, if they had believed less in lies, the outcome would have been different,” said Susana Lobos, who works in advertising. “But they believed in the social media, in lies they heard and they were scared, believing Chile could turn into Venezuela.”

The vote had been seen as something of a referendum also on 36-year-old Boric, who came into office in March promising economic and social reforms, though has been hit by high inflation levels, economic worries and a weak peso currency.

Chile’s markets rallied on Monday as investors cheered the result, which some said will force any new constitution text to be more moderate and to involve more centrist and conservative groups in its redrafting.

Boric, who led a broad leftist alliance when winning election, said on Sunday night that he was planning to reshape his cabinet in the wake of the defeat, which could also see him bring in more moderate ministers.

In a press conference Monday afternoon, Camila Vallejo, the government’s spokesperson, said that regardless of the result, Sunday’s vote was going to mark a new phase for the government.

“When the president considers adjustments, he’s doing it for the good of the country and we all have to be available to step aside if that’s what the president wants,” Vallejo said.

Center-left and right-wing politicians that opposed the new constitution have expressed interest in working with the government to draft a new text, while others have suggested amending the current constitution through Congress. (Reuters)