MÉXICO – El día que la reina Isabel II escuchó “La Cucaracha” y declaró su amor por la cultura maya

Durante su primera visita a tierra Azteca en el año de 1975 fue recibida por el gobierno de Luis Echeverría quienes le pusieron un conjunto musical que ejecutó un arreglo de la popular canción durante una cena

La Reina Isabel II es la actual monarca británica, además de soberana de otros catorce Estados independientes constituidos en el reino, con mayor relevancia en el mundo, pues además de poseer uno de los reinados más extensos en la historia, su “palabra” es considerada como una de las más relevantes a nivel internacional en todas las esferas públicas.

Las multitudes le arrojaban flores (Foto: Serge Lemoine/ GETTY IMAGES)

Por ello su presencia en cada nación causa gran conmoción y en México no fue la excepción. Su primera visita oficial a tierra Azteca fue en el año de 1975, momento en el que el gobierno de Luis Echeverría decidió “tirar la casa por la venta” y recibirla de gran manera, que hasta la fecha es considerada su mejor instancia y acogimiento mexicano en el historial de visitas de estado que ha tenido.

El día de su llegada fue más que especial y no solo por solo por ser su primera vez en México, sino porque ocurrió el 24 de febrero, día oficial de la Bandera Nacional, siendo un doble festejo por el cual una multitud se congregó en el Zócalo de la capital del país para recibirla y así junto a ella poder ser participe de todas las actividades que se realizan en honor al máximo símbolo patrio.

Parte de los gigantes murales que se hicieron en su honor, agregando al ex presidente de México) (Foto: Televisa)

La primera visita oficial de un monarca británico a ese país fue con ella, motivo suficiente para que distintas independencias se movilizaran y la hasta el más mínimo detalle visual pudiera ser contemplada por ella y su equipo. Para celebrarla hubo flores, música, cantos, aplausos, pompones, gimnastas y audaces apuestas artísticas, muestras de respeto y cariño que también fueron apreciadas por su fallecido esposo -9 de abril del 2021)-, el Duque de Edimburgo.

La cobertura en ese momento fue hecha por la única televisión existente y algunos de los pocos diarios nacionales tradicionales que aún sobreviven ante la era digital, por lo que los pocos testimonios que existen son crónicas de sus periodistas, los discursos oficiales en cada presentación y las palabras de dicho presidente en turno.

Así reseñó el diario El Universal la cena de honor que Isabel II ofreció en la embajada británica en México en honor del presidente Luis Echeverría y su esposa, María Ester Zuno, el 25 de febrero, después de la gran ceremonia por el día Nacional de la Bandera Nacional de México.

“Con sus exquisitos dotes de anfitriona sirvió como platillo principal pollitos tiernos rellenos de paté, con guarnición de corazones de alcachofa. Un conjunto musical ejecutó música de autores europeos y estadounidenses, además de un arreglo de La Cucaracha”.

“Recuerdo el detalle de La Cucaracha…. Entiendo que escucharla les resultó muy agradable a los visitantes. Es una canción históricamente vinculada a la Revolución Mexicana, que se ha ido adaptando a la cultura del país, y se ha convertido en un referente cuando se quiere alegrar cualquier momento”, agregaron sus corresponsales.

La soberana visitó la zona arqueológica de Uxmal (Foto: Serge Lemonie /GETTY IMAGES)

Su amor por la cultura maya

Comenzando con su llegada al país, la Reina Isabel y su esposo el Duque de Edimburgo llegaron en el yate real llamado “Britannia” a Cozumel por el puerto Morelos, en Quintana Roo. La visita ahí fue muy corta ya que inmediatamente después de salir del yate, la pareja abordó un avión directo a la Ciudad de México.

Estuvo en la zona arqueológica de Monte Albán, una de las ciudades más importantes de Mesoamérica, ubicada a 8 kilómetros de la ciudad de Oaxaca de Juárez, y en Yucatán inauguró el Parque Zoológico La Reina en Tizimín, que fue nombrado en su honor. Durante esta parte de su viaje la monarca no dudó en externar su amor por México, pero en particular por la zona Maya, pues mencionó que sabía de ella gracias a los libros de historia que había en Inglaterra.