Arrestaron a un ex fiscal de EEUU por el asesinato de una adolescente en Hawái hace 50 años / Ex-Nevada deputy attorney general arrested in teen’s 1972 murder in Hawaii

El 7 de enero de 1972, Nancy Anderson fue hallada sin vida en su domicilio; cinco décadas después el ADN de un sospechoso coincidió con el encontrado en la escena del crimen

Un hombre de 77 años de edad fue arrestado por elementos del Departamento de Policía de Honolulú este miércoles 14 de septiembre. Fue detenido acusado de quitar la vida a una adolescente hace cinco décadas luego de que pruebas de ADN lo vincularan con el hecho.

El 7 de enero de 1972, Nancy Anderson de 19 años fue asesinada en su departamento de Hawai, Estados Unidos, luego de recibir alrededor de 60 puñaladas en el cuerpo. El presunto responsable se trata de Tudor Chirila Jr., exfiscal general del estado de Nevada, quien enfrentará cargos por homicidio en segundo grado.

De acuerdo con reportes locales, desde el 8 de este mes Chirila Jr se encontraba bajo el resguardo de las autoridades en un centro de detención del condado de Washoe (Nevada) tras sobrevivir un intento de suicidio. Esto luego de que dos día antes se le realizaron pruebas de ADN en cumplimento de una orden judicial para así poder compararla con los datos de la escena del crimen.

A lo largo de 50 años, las investigaciones sin llegar a un camino sólido. Antes de dar con Chirila Jr, las autoridades señalaron a diversos sospechosos. Entre ellos, dos vendedores de cuchillos que acudieron al domicilio de Anderson el día que reportaron el cuerpo.

Tudor Chirila Jr fue arrestado luego de que su prueba de AND coincidiera con el encontrado en la escena del crimen. Crédito: Prensa Genera

Fue su compañera de piso quien encontró a la adolescente sin vida la tarde de 7 de enero. De acuerdo con la declaración jurada de esta, la halló en el suelo del apartamento cubierta de sangre, ya sin signos vitales. Los detectives del caso interrogaron a los vendedores pero no encontraron nada, pues estos proporcionaron coartadas y huellas dactilares que se compararon con las del lugar de los hechos y fueron desvinculados.

Según las declaraciones que hicieron amigos y compañeros de la víctima, Nancy fue descrita como una persona alegre y amable. Era graduada de un instituto de Michigan y en el momento de su muerte trabajaba como empleada en la cadena McDonald’s.

En las indagaciones más personas fueron señaladas como sospechosos, pero en ningún caso procedió. De esta forma, el asesinato de Anderson se mantuvo archivado por muchos años. Hasta diciembre del año pasado cuando de forma anónima, las autoridades recibieron información que pusieron en la mira a Chirila, hijo de exfiscal Chirila Jr.

Derivado de esto, el primogénito brindó muestras de ADN a las autoridades y aunque se determinó que no se trataba de su información, su material genético coincidía en gran porcentaje con el encontrado en la escena del crimen. Es así como las indagaciones dieron con Tudor Chirila como sospechoso y a quien le fueron realizadas las correspondientes pruebas. Mismas que coincidieron con una de las muestras tomadas de una toalla.

El Departamento de Policía de Honolulú no han ofrecido información ni detalles sobre los posibles motivos del supuesto agresor para haber cometido el delito. Tampoco explicaciones sobre como Tudor Chirila pudo haberse relacionado con Anderson o cómo accedió a su domicilio aquel fatídico día.

Tudor Chirila Jr y Nancy Anderson. Foto: Honolulu Police Department

Ex-Nevada deputy attorney general arrested in teen’s 1972 murder in Hawaii

A former Nevada deputy attorney general connected to the notorious Mustang Ranch brothel was arrested Wednesday for the slaying of a 19-year-old woman in Hawaii 50 years ago.

Tudor Chirila Jr., 77, was taken into custody in Reno for the gruesome stabbing murder of Nancy Anderson in a Waikiki apartment in Honolulu’s tourist hub on the island of Oahu.

Anderson had been stabbed more than 60 times and was found in her apartment in a pool of blood on Jan. 7, 1972.

The young woman, who had just graduated from high school, moved to Hawaii from Michigan two months prior to her murder.

The case had been reopened numerous times over the decades — including a probe into a door-to-door knife salesmen who had knocked on Anderson’s apartment the day she died.

But it was DNA evidence that finally gave investigators their break in the case.

Police obtained a DNA sample from the suspect’s son, John Chirila, in March, which confirmed that he was the biological child of a man whose DNA sample was found at the crime scene.

Reno police used a search warrant to compel a DNA sample from Tudor Chirila on Sept. 6 in Reno. Two days later, Chirila attempted suicide.

The longtime Reno attorney ran for the Nevada Supreme Court in 1994 and served as a deputy attorney in the late 1970s.

A 1998 federal indictment identified Chirila as the CEO of a company that served as a front for Joe Conforte, the infamous brothel boss of the Mustang Ranch. He cooperated with prosecutors against Conforte, who fled the country before his trial began. Rebecca Rosenberg

The Associated Press contributed to this report.