Qatar 2022- Irán líquida a la Gales de Bale con dos goles en el descuento / We’re gutted – Gareth Bale floored by Wales’ World Cup loss to Iran

Irán deja en la cuerda floja a la Gales de Gareth Bale, que necesita un milagro para clasificarse a octavos a falta de una jornada, para soñar con una gesta histórica: pasar de ronda. El partido entró en una completa locura en los minutos finales con una tarjeta roja al guardameta de los ‘Diablos Rojos’, Wayne Hennessey, lo que provocó que el árbitro añadiese nueve minutos de prolongación. Ese tiempo extra le sirvió al combinado persa para hacer dos goles y llevarse el partido.

La ofensiva iraní fue brutal y Gales aguantó el 0-0 hasta la expulsión de su portero y héroe Wayne Hennessey en el 87′. A partir de entonces, los galeses encajaron los goles de Roozbeh Cheshmi y Ramin Rezaeian para verse obligados a obrar un milagro, mientras que los persas están más cerca de superar, por primera vez, una fase de grupos mundialista.

Hennessey fue quien permitió a Gales seguir soñando con puntuar en este partido. El meta del Nottingham Forest detuvo todos los disparos de Irán, que fueron varios, desquiciando al delantero del Leverkusen, Sardar Azmoun, y al del Oporto, Mehdi Taremi. Sin embargo, cuando el crono marcaba el minuto 84, salió a lo loco a por un envío en largo del combinado persa y arrolló a Taremi.

Aunque el colegiado del encuentro inicialmente solo le mostró la tarjeta amarilla, al entender que no era una ocasión manifiesta de gol porque un defensa galés acompañaba la jugada, el VAR intervino para corregir su decisión y terminó enseñándole la roja.

La acción lo cambió todo. Gales, que tuvo la primera gran ocasión del partido en las botas de Kieffer Moore -remató con el exterior de su pie derecho, lanzándose a por el balón, un centro de Roberts y obligó a reaccionar rápido a Hossein Hosseini-, echó de menos a un Gareth Bale desaparecido en su 110ª internacionalidad.

Pese a tener más el balón, sobre todo en la primera parte, los galeses fueron infructuosos y no consiguieron, prácticamente, inquietar más al meta iraní Hossein Hosseini. Por contra, los persas fueron a más en su ofensiva y no se rindieron, hasta encontrar esos dos goles en el añadido que les dan alas.

La locura la empezó Roozbeh Cheshmi con un potente tiro lejano, desde fuera del área, que fue imposible para Danny Ward -el portero que sustituyó, frío, a Hennessey-. Era el minuto 90+8, y tres minutos después marcó Ramin Rezaeian con una suave y precisa vaselina sobre el desafortunado meta galés tras una contra ejecutada a la perfección.

Antes, Irán había avisado al borde del descanso con un disparo lejano de Ahmad Nourollahi, bien detenido en dos tiempos por Wayne Hennessey. Seis minutos después de la reanudación, Irán tuvo una triple ocasión con dos palos consecutivos y una parada final de Hennessey.

Justo antes de los goles que cambiaron el rumbo de este partido y del grupo, Mehdi Taremi la tuvo, de nuevo, con un misil potente que se marchó muy cerca del palo. Lo dicho, la ofensiva persa fue interminable y Gales sólo pudo resistir con su meta titular.

Ahora, Gales se lo jugará todo ante Inglaterra -salvo que un resultado adverso en el otro duelo del grupo lo cambie todo- e Irán, que jugará contra los Estados Unidos en la tercera y última jornada, podría hacer historia tras encajar un duro 6-2 en su estreno ante los ingleses.
EUROPA PRESS

We’re gutted – Gareth Bale floored by Wales’ World Cup loss to Iran

Gareth Bale admitted he was “gutted” by Wales’ last-gasp 2-0 defeat by Iran which left their World Cup hopes in tatters.

The Welsh were battling to hold out for a point after an 86th-minute red card for goalkeeper Wayne Hennessey left them with 10 men.

But deep into stoppage time Iran struck twice through Roozbeh Cheshmi and Ramin Rezaeian.

Wales will now have to beat England on Tuesday to stand even the slightest chance of getting out of the group.

“It’s gutting, we’re gutted, there’s no other way to say it,” Bale told the BBC.

“We fought to the last seconds but it’s difficult to take. But we have to pick ourselves up straight away, it’s going to be difficult but we have one game left.

“We will have to see. What can I say? We’ll recover and we have to go again.”

Hennessey’s rush of blood, when he raced out of his goal and wiped out Iran striker Mehdi Taremi, left Wales with an uphill struggle.

Bale added: “I haven’t seen so I don’t know – but obviously the red card changed the game completely.”

Former Wales striker Ian Rush admitted Iran deserved their victory.

“Second half was like a cup game, both teams needed to win it,” Rush told the BBC.

“Wales gave it 100 per cent but it was a lack of finishing and second half Iran were the better team.”

Ex-Wales defender Ashley Williams added: “Wales gave it everything like they always do.

“We probably didn’t create enough and didn’t have enough chances on the Iranian goal. I’m gutted for the boys.”
By PA News Agency