Sin Techos en Tulsa / Homelessness in Tulsa

Tulsa: iniciativa para encarar el problema de los sin techo

Por William R. Wynn | TULSA, OK

La ciudad de Tulsa está renovando sus esfuerzos para combatir el problema de las personas sin hogar. Aunque es imposible calcular las cifras exactas, se calcula que en la actualidad hay cerca de 600.000 personas sin hogar en Estados Unidos. Y en Tulsa, como en muchas ciudades medianas de todo el país, la situación es evidente para cualquiera que conduzca por la ciudad, se detenga en las tiendas o camine por el centro. Tras décadas de intentos de abordar el problema de forma significativa y duradera, los dirigentes de la ciudad -incluidos el alcalde y el consejo municipal- han lanzado un nuevo impulso para encontrar soluciones que tengan posibilidades de aliviar el sufrimiento de las personas directamente afectadas por la crisis.

En su discurso anual sobre el “estado de la ciudad”, pronunciado a finales del año pasado, el alcalde de Tulsa, G.T. Bynum, anunció la creación de un grupo de trabajo sobre vivienda, personas sin hogar y salud mental, compuesto por cargos electos y otras entidades y personas con experiencia directa y conocimientos especializados en el trabajo con la población sin techo de la ciudad.

En un comunicado de prensa, la ciudad dijo que el grupo de trabajo “ayudará a Tulsa a comprender de manera más efectiva su papel futuro para abordar las necesidades de vivienda, personas sin hogar y salud mental en la ciudad”.

Habiendo financiado más de 14 millones de dólares en iniciativas para los sin techo sólo en los dos últimos años, la administración de Bynum y el ayuntamiento se han tomado el asunto más en serio que sus predecesores, pero no sin uno o dos pasos en falso en el camino.

Sin duda, el alcalde y los concejales esperan que esta iniciativa produzca mejores resultados -y menos condenas- que el último esfuerzo del gobierno municipal en este ámbito. En mayo de 2022, una ordenanza respaldada por el alcalde fue acusada de ser un intento de “criminalizar a los sin techo” al convertir en delito penado con cárcel el hecho de dormir en determinadas zonas públicas. Las críticas se vieron agravadas por el hecho de que, al parecer, los defensores que trabajan a diario con la población sin hogar de Tulsa fueron excluidos intencionalmente de las conversaciones previas a la redacción de la ordenanza.

Esta vez la ciudad ha adoptado un enfoque diferente, que incluye una gama más amplia de intereses y se centra menos en los aspectos de “ley y orden” de la crisis.

El grupo de trabajo celebró su primera reunión el 18 de enero y emitió el siguiente informe sobre lo debatido:

“Los miembros del grupo de trabajo trabajaron con socios de la comunidad para comprender las causas profundas de la falta de vivienda en Tulsa. Cada año, el equipo de A Way Home For Tulsa (AWH4T) lidera el recuento de Tulsa Point-in-Time (PiT), un recuento ordenado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD) de individuos y familias que experimentan la falta de vivienda. En 2022, el recuento total fue de 1.063 personas en el condado de Tulsa. Los datos de PiT muestran que las principales causas de la falta de vivienda incluyen la ruptura de relaciones, la pérdida de ingresos, la pérdida de empleo, la salud mental, el desalojo, la pandemia COVID-19, el consumo de sustancias, la violencia doméstica y la participación en la justicia penal”.

El resumen de la reunión continuaba diciendo que, “después de recibir una visión general del recuento PiT y de las causas fundamentales, los miembros del grupo de trabajo hablaron con expertos en divulgación comunitaria, que interactúan a diario con la población sin hogar, sobre sus experiencias y posibles soluciones para abordar las causas fundamentales de la falta de vivienda”.

No hay una respuesta simple o única a por qué las personas -e incluso las familias- se encuentran sin hogar o refugio, y nadie espera que el problema sea resuelto por un grupo de trabajo en una ciudad estadounidense, por muy bien intencionado que sea el esfuerzo. Pero entre los objetivos a corto plazo que ofrecen la promesa de un alivio rápido, aunque temporal, que el alcalde anunció el año pasado está la creación de un refugio de baja exigencia.

“En primer lugar, abriremos un centro de acogida para personas con necesidades el año que viene”, dijo el alcalde en su discurso. “Esto proporcionará instalaciones de refugio para aquellos que – por cualquier número de razones – no pueden utilizar las instalaciones de refugio existentes”. Tulsa es una de las mayores ciudades de Estados Unidos que no cuenta con un centro de acogida para personas sin recursos, y un porcentaje significativo de las personas que se ven en las calles de Tulsa están allí porque no tienen a dónde ir. Vamos a cambiar eso”.

A finales de febrero comenzará una serie de reuniones comunitarias.

Las presentaciones en vídeo realizadas durante las reuniones semanales del grupo de trabajo y otros recursos están disponibles en https://www.tulsacouncil.org/3htaskforce. Quienes deseen hacer comentarios o preguntas adicionales pueden enviar un correo electrónico a housing@cityoftulsa.org. (La Semana)

Tulsa launches new effort to address homelessness

By William R. Wynn | TULSA, OK

The City of Tulsa is renewing its efforts to combat the issue of homelessness. While exact numbers are impossible to gauge, it is estimated that there are nearly 600,000 people experiencing homelessness in the United States today. And in Tulsa, as in many medium sized cities across the country, the situation is evident to anyone driving around the city, stopping at convenience stores, or walking downtown. Following decades of attempts to deal with the problem in any meaningful and lasting way, city leaders – including the mayor and the city council – have launched a new push to find solutions that have a chance of easing the suffering of those directly impacted by the crisis.

In his annual “State of the City” address late last year, Tulsa Mayor G.T. Bynum announced the creation of a Housing, Homelessness & Mental Health Task Force, comprised of elected officials and other entities and individuals with direct experience and expertise working with the city’s unhoused population.

In a press release, the city said the task force will “help the City of Tulsa more effectively understand its future role in addressing housing, homelessness, and mental health needs in Tulsa.”

Having funded over $14 million on homeless initiatives in the past two years alone, the Bynum administration and the city council have arguably taken the issue more seriously than their predecessors, but not without a misstep or two along the way.

The mayor and council members undoubtedly hope this initiative will produce better results – and less condemnation – than the municipal government’s last effort in this area. In May of 2022, an ordinance backed by the mayor was accused of being an attempt to “criminalize homelessness” by making it a jailable offense to sleep in certain public areas. The criticism was compounded by the fact that advocates who work daily with Tulsa’s homeless population were reportedly intentionally excluded from conversations leading up to the ordinance being drafted.

This time the city has taken a different approach, one that includes a wider range of interests and is less focused on the “law and order” aspects of the crisis.

The task force held its first meeting on January 18th, and issued the following report of what was discussed:

“Task force members engaged with community partners to understand the root causes of homelessness in Tulsa. Every year, the A Way Home For Tulsa (AWH4T) team leads the Tulsa Point-in-Time (PiT) count, a count mandated from the U.S. Department of Housing and Urban Development (HUD) of individuals and families experiencing homelessness. In 2022, the total count was 1,063 individuals in Tulsa County. PiT data shows the leading causes of homelessness include relationship breakdown, loss of income, job loss, mental health, eviction, COVID-19 pandemic, substance use, domestic violence, and criminal justice involvement.”

The meeting summary went on to state that, “after receiving an overview of the PiT Count and root causes, task force members then spoke with community outreach experts, who interact with the homeless population on a daily basis, about their experiences and possible solutions to address root causes of homelessness.”

There is no simple or single answer as to why individuals – and even families – find themselves without a home or shelter, and no one expects the problem to be solved by one task force in one American city, no matter how well intentioned the effort. But among the short-term goals that offers the promise of quick, albeit temporary relief, that the mayor announced last year is the creation of a low barrier shelter.

“First, we will open a low barrier shelter in the year ahead,” the mayor said in the speech. “This will provide shelter facilities for those who – for any number of reasons – cannot utilize existing shelter facilities. Tulsa is one of the largest cities in America that does not have a low barrier shelter, and a significant percentage of the people you see on the streets of Tulsa are there because they have nowhere else to go. We will change that.”

A series of community meetings will commence in late February.

Video presentations made during weekly Task Force meetings and other resources are being made available at https://www.tulsacouncil.org/3htaskforce. Those with additional feedback or questions can email housing@cityoftulsa.org. (La Semana)