Featuredinternacional

¿Puede una mujer mexicana reemplazar a un presidente popular?

Flanqueada por los líderes del partido, el exministro del Interior, Adán Augusto López (izquierda) y Mario Delgado (derecha), Claudia Sheinbaum celebra su elección como candidata del partido MORENA a las próximas elecciones presidenciales, durante un acto en la Ciudad de México, el 6 de septiembre de 2023. (Fernando Llano / Associated Press)

Por Raúl Lowery Contreras

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dejará su cargo en nueve meses. Es tan popular hoy como lo era cuando fue elegido en 2018. ¿Por qué?

Para este observador destacan dos encuestas diferentes; uno publicado en el periódico Reforma de la Ciudad de México y el otro en el principal periódico económico de México, El Financiero:

Periódico Reforma. Encuesta “buena/mala” sobre programas sociales (dinero en forma de pensiones nuevas/mayores y salarios mínimos crecientes); Bueno – 72%, Malo – 14%.

Encuesta buena/mala sobre “lucha contra el crimen organizado”; Bueno – 23%, Malo – 52%…

El Financiero, Noviembre 23: Aprobación general de AMLO 56%; Aprobación de personas mayores de 50 años = 69%; En cuanto a la economía, el 36% lo aprueba y el 49% lo desaprueba; Seguridad pública, 24% aprueba, 63% desaprueba; Corrupción pública, 35% aprueba, 47% desaprueba; Programas Sociales – 51% aprueba, 30% desaprueba.

Estos dos resultados de la encuesta plantean algunas preguntas interesantes.

Si López Obrador se postulara para la reelección, ¿podría ganar la las elecciones se presentaron por una gran desaprobación de su economía (47%); desaprobación de la corrupción en su gestión (47%); y ¿Desaprobación de su seguridad pública (un abrumador 63%)?

Como no puede postularse, ¿puede López Obrador convertir la aprobación de los programas sociales por parte de personas mayores de 50 años a la candidata de su partido “Morena” a la presidencia, Claudia Sheinbaum?

Muchas encuestas, si no todas, hasta ahora predicen que Sheinbaum ganará. No obstante, transferir popularidad funciona cuando la aprobación y la popularidad son transferibles. No siempre lo son.

Se pueden transferir cifras récord de personas asesinadas cuando el presidente se niega directamente a arrestar y condenar a los asesinos. En esta campaña, no es difícil achacar al presidente cifras récord de asesinatos. En cuanto a la corrupción, los videos del hermano del presidente recibiendo bolsas de compras llenas de pesos pueden entrelazarse fácilmente con videos de niños hambrientos de barrios de “extrema pobreza”. Además, AMLO prometió que su gobierno resolvería el presunto asesinato de 43 estudiantes en el estado de Acapulco con el que ha estado asociado el Ejército. No ha producido. Esto sería un asunto de Seguridad Pública.

El costo de cancelar un aeropuerto necesario y de clase mundial completado al 50% debería mostrarse constantemente en anuncios de televisión que relacionen el costo con la cantidad de alimentos que se comprarían para los extremadamente pobres de México.

También se podría incluir el tropiezo de López Obrador al inicio de la epidemia de COVID que sin duda costó miles de vidas. ¿Cuántos de los pobres de México murieron porque las vacunas no estaban disponibles porque el gobierno estaba muy por detrás de los gobiernos de muchos otros países? Esto sería un asunto de Seguridad Pública.

La elección de junio del nuevo presidente de México contará con personal Millones de mexicanos contratados por el Instituto Nacional Electoral el presidente López Obrador intentaron quitarles el poder, destriparlos. Habría reemplazado los contadores de votos independientes por los hackers de su propio partido partidista. La única razón por la que López Obrador perdió la lucha de su Plan A y B para destruir la agencia electoral independiente fue que la Corte Suprema de México dictaminó que no podía cambiar la Constitución sin una supermayoría de tres cuartos del Congreso y el Senado.

AMLO ha anunciado que, como último esfuerzo presidencial de su presidencia, pedirá al Congreso que cambie la Corte Suprema de la membresía tradicionalmente designada y confirmada por el Senado a un organismo electo. Quiere que los votantes seleccionen jueces apoyados por partidos políticos, en particular por su partido político, que actualmente cuenta con el apoyo de la mayoría de los mexicanos. ¿Lo logrará?

¿Se puede trasladar la popularidad social de AMLO a Claudia Sheinbaum? ¿Ganará la presidencia mexicana y extenderá la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador? ¿Arrastrará a México más hacia la izquierda a nivel internacional? En otras palabras, ¿será México mejor amigo de Cuba y Nicaragua o de Estados Unidos y Canadá? ¿Fomentará la propensión de su patrocinador a redirigir el progreso de México como economía dinámica hacia un gigantesco Estado de bienestar en el que el gobierno entrega dinero en efectivo para comprar votos? ¿Ayudará o destruirá a los cárteles de la droga que controlan enormes regiones del territorio mexicano gracias a las órdenes del presidente López Obrador de alejar al Ejército de la caza de “narcos” y construir aeropuertos que nadie quiere? 

Contreras es un veterano de la Marina de los EE. UU., redactor editorial de periódicos y revistas, autor y presentador del “Informe Contreras” en YouTube.

Las candidatas presidenciales Claudia Sheinbaum (izq) que compite por el oficialismo y Xóchitl Galvéz (der) que compite por la oposición. ( Foto: Getty )

Can a Mexican Woman Replace a Popular President?

By Raul Lowery Contreras

Mexican President Andres Manuel Lopez Obrador is termed out of office in nine months. He is as popular today as he was when elected in 2018. Why?

Two different polls stand out to this observer: one published in Mexico City’s Reforma newspaper with the other in Mexico’s leading economics paper, El Financiero:

Reforma Newspaper. “Good/Bad” Poll on Social Programs (cash in the form of new/larger pensions and rising minimum wages); Good – 72%, Bad – 14%. 

Good/Bad Poll on “Combating Organized Crime” Poll; Good – 23%, Bad – 52%…

El Financiero, November 23: General approval of AMLO 56%; Approval by people over 50 = 69%; On the economy, 36% approve-49% disapprove; Public security, 24% approve, 63% disapprove; Public corruption, 35% approve, 47% disapprove; Social Programs – 51% approve, 30% disapprove. 

These two poll results frame some interesting questions. 

If Lopez Obrador was running for reelection could he win the election running on large disapproval of his economics (47%); disapproval of corruption in his administration (47%); and disapproval of his public security (an overwhelming 63%)?

As he’s not able to run, can Lopez Obrador convert his approval by people over 50 for social programs to his “Morena” party’s nominee for President Claudia Sheinbaum?

Many, if not all polls so far predict Sheinbaum will win. Nonetheless, transferring popularity works when approval and popularity are transferable. They aren’t always. 

Record numbers of murdered people can be transferred when the President directly refuses to arrest and convict murderers. In this campaign, pinning record numbers of murders on the President is not difficult.  On corruption, videos of the President’s brother receiving shopping bags full of pesos can be easily interwoven with videos of hungry children from “extreme poverty” neighborhoods. Additionally, AMLO promised his government would solve the suspected murder of 43 students in the state of Acapulco the Army has been associated with. He hasn’t produced. This would be a matter of Public Security.

The cost of canceling a 50%-completed world-class and necessary airport should be constantly shown on TV ads that relate the cost to how much food that would buy for the extreme poor of Mexico.

One might also include the stumbling of Lopez Obrador at the beginning of the COVID epidemic that undoubtedly cost thousands of lives. How many of Mexico’s poor died because vaccines weren’t available because the government was miles behind governments of many other countries. This would be a Public Security matter.

The June election of Mexico’s new President will be staffed with millions of Mexicans hired by the national electoral institute President Lopez Obrador attempted to disempower. He would have replaced independent vote counters by his own partisan party hacks. The only reason Lopez Obrador lost the fight of his Plan A and B to destroy the independent electoral agency was the Mexican Supreme Court ruled that he could not change the Constitution without a three fourths super-majority of the Congress and Senate. 

AMLO has announced that as his last Presidential effort of his Presidency he will ask Congress to change the Supreme Court from the traditionally appointed and senate confirmed membership to an elected body. He wants voters to select justices supported by political parties, in particular by his political party that currently is favored by a majority of Mexicans. Will he succeed? 

Can AMLO’s social popularity be transferred to Claudia Sheinbaum? Will she win the Mexican Presidency and extend President Andres Manuel Lopez Obrador’s administration? Will she pull Mexico further to the left internationally? In other words, will Mexico be better friends with Cuba and Nicaragua or with the United States and Canada? Will she further her sponsor’s proclivity to redirect Mexico’s progress as a dynamic economy to a gigantic welfare state in which the government delivers cash that buys votes? Will she help or destroy the drug cartels that control huge regions of Mexican territory thanks to President Lopez Obrador’s orders pulling the Army away from hunting “narcos” to building airports no one wants.                        

Contreras is a U.S. Marine veteran, newspaper and magazine editorial writer, author and hosts the “Contreras Report” on YouTube