Confusión sobre los beneficios del café 

Pareciera que hay comercios de venta de café en todos lados, y en Tulsa hay productores que hasta tuestan sus propios granos y le dan sabores auténticos. Millones de personas en todo el mundo se despiertan al son del café y si bien muchos se quedaron pasmados por el juicio que en California advierte sobre los riesgos de contraer cáncer por su consumo, los expertos aseguran que el café tiene grandes beneficios en la salud. 

“El marco está bastante claro”, dijo el Dr. Frank Hu, Jefe de Nutrición de la escuela de salud pública T.H. Chan en Harvard.  “No existe un riesgo a largo plazo de enfermedades crónicas, incluyendo diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer”. 

La confusión surgió tras la difusión de un caso de 8 años en la corte de Los Ángeles, en la que un juez decidió que el café debería contener etiquetas de alerta porque incluyen acrilamido, un químico que se utiliza en el proceso de tueste del café. Este químico también se encuentra en ciertos productos tostados o rostizados, incluyendo papas fritas, chips de papa, cereales y tostadas. También se encuentra en el humo del cigarrillo. 

No obstante hay poca evidencia de que el acrilamido cause cáncer en los humanos. Los estudios no tienen evidencia contundente que su uso constante en la comida cause cáncer como lo enuncia el Instituto Nacional de cáncer y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS realizó un estudio en el 2016 en donde revisó 1000 casos de animales y seres humanos y concluyó que: “no hay evidencia concluyente que asocie el cáncer con el café”. 

Hu es autor de un estudio publicado en el 2015 en la “American Heart Association’s journal Circulation”, en el que concluyó que las personas que consumen una cantidad moderada de café todos los días – menos de cinco tazas- experimentan menos riesgos de padecer enfermedades cardíacas y neurológicas.  

Hace unos cuatro años, el gobierno de estados unidos le dio el OK al café. El Departamento de Agricultura publica cada cinco años una guía de recomendaciones de nutrición y aseguró que tres tazas al día – unos 400 miligramos de cafeína- son parte de una dieta sana. La AHA sugiere que las personas con arritmias cardíacas deben consultar con el médico sobre el consumo de café. 

Recientemente una review de más de 200 estudios publicada por BMJ el pasado otoño concluyó que 3 o 4 tazas al día “hacen más bien que mal”, dado que ayudan a reducir enfermedades hepáticas y algunos cánceres y menor riesgo de ACV. 

Es una buena noticia saber que para los millones de consumo de café, el 1.1 billón de tazas de café diarias no nos hace mal. 

“Hasta cinco tazas de café por día no tienen un efecto detectable, sea beneficioso o perjudicial”, dice el estudio. “El café no hace magia”, dijo Hu, asegurando que hay que beber moderadamente y mantener una dieta sana. 

(AHA News/La Semana) 

 

Confusion persists over coffee’s health benefits 

 

 

It seems coffee shops are everywhere these days, with several Tulsa producers roasting their own beans for freshness and flavor. Millions of people worldwide wake up and fuel their day with it. And though consumers might be jittery about a recent court battle in California over cancer warnings, experts say most of the science actually indicates coffee could have health benefits. 

 

“The overall picture is quite clear,” said Dr. Frank Hu, chair of nutrition at Harvard University’s T.H. Chan School of Public Health. “There is no long-term increased risk of major chronic disease, including diabetes, cardiovascular disease or even cancer.” 

 

The java confusion stems over an eight-year court case. A Los Angeles-based judge’s ruling earlier this year requires cancer warning labels because of concerns about acrylamide, a chemical produced during the roasting process. Acrylamide also is present in some fried or roasted starchy foods, including French fries, potato chips, breakfast cereals and toast. It’s also found in cigarette smoke.  

 

But there’s little evidence acrylamide levels in food cause cancer in humans. Studies have found no consistent evidence acrylamide exposure in food is associated with cancer risk, according to the National Cancer Institute. The World Health Organization’s International Agency for Research on Cancer reviewed more than 1,000 human and animal studies and issued a statement in 2016 that “found no conclusive evidence for a carcinogenic effect of drinking coffee.” 

 

Hu was senior author of a 2015 study in the American Heart Association’s journal Circulation that concluded people who regularly drink moderate amounts of coffee daily — fewer than five cups — experienced a lower risk of death from heart and neurological diseases. 

 

About four years ago, the U.S. government gave coffee its OK, too. The Department of Agriculture’s dietary guidelines for all Americans, published every five years as a go-to source for nutrition advice, said three to five cups a day, which can be up to 400 milligrams a day of caffeine, can be part of a healthy diet. The AHA suggests that people who have an arrhythmia, an abnormal heart rhythm, talk to their health care provider about caffeine intake. 

 

More recently, a review of more than 200 studies published last fall in the BMJ concluded three to four cups a day may be “more likely to benefit health than harm.” It found a lower risk of liver disease and some cancers in coffee drinkers, and a lower risk of dying from stroke. 

 

All of that should be good news to the people around the world who drink more than 1.1 billion cups of coffee each day. 

 

 

“Up to five cups of coffee per day had no detectable effect, either beneficial or harmful, on human health,” one study concluded. 

 

Of course, “no one is talking about coffee as a magic bullet,” Hu said. He and other experts say it’s important to keep track of the bigger picture, with the focus on moderation and dietary patterns. (AHA News/La Semana)