Las razones por las que los Chiefs ganaron el Super Bowl

20-10 en el último cuarto, igualando así la segunda mayor remontada en la historia del partido grande para conseguir su segundo anillo de campeones. Revisamos las claves del partido.

La agresividad de Andy Reid en cuarto down
Kansas City anotó 10 puntos en la primera mitad y ambas anotaciones llegaron tras jugársela en cuarta oportunidad. Rompieron el cero en su segunda serie, cuando Mahomes parecía mover las cadenas, pero el fuerte impacto con Jimmie Ward hizo que perdiera el balón y saliera antes de la marca del primero y diez.

Parecía que Andy Reid iba a buscar patear para igualar el juego, pero decidieron ir por ella y consiguieron el primero y gol por tierra. Par de jugadas después, Mahomes anotó el primer touchdown del Super Bowl.

En su segunda serie, de nuevo se la jugaron en 4&1 en la zona roja, y aunque no consiguieron anotar de seis, mandó el mensaje de que el equipo iba a ganar.

Según Edj Sports, esas decisiones incrementaron 4% y 2% la probabilidad de ganar.

Kyle Shanahan volvió a olvidar su juego terrestre en el peor de los momentos

Kyle Shanahan

Parece que el head coach de los Niners no aprendió la lección del Super Bowl LI, cuando era coordinador ofensivo de Atlanta y dejaron ir una ventaja de 28-3 por pecar de agresivos, llamando jugadas de pase que le dio un balón suelto clave a los Patriots y una captura que les impidió ganarlo sobre la hora.

Ante los Chiefs, arriba en el último cuarto, no corrió el balón más pese a que les dio 6.4 yardas por acarreo, y hubo dos instancias clave: con 11 minutos por jugar corrieron apenas una yarda en primera y Garoppolo siguió con dos incompletos; la segunda, arriba 20-17, lanzaron dos veces pese a haber ganado cinco yardas en primera, devolviendo el balón a KC 1 minuto después de haberlo recibido. Mahomes les hizo pagar con la voltereta.

La movilidad de Patrick Mahomes

Patrick Mahomes

Si los Chiefs hubieran tenido a un ‘mariscal de bolsillo’ estilo Peyton Manning o Philip Rivers, que se mueven más lento que la deriva continental, hubieran perdido por paliza ante los 49ers. Mahomes es un mariscal moderno, que no corre por diseño sino por necesidad para improvisar, y fue vital en múltiples jugadas.

La hoja de anotación dice que los Niners le capturaron en 4 ocasiones, pero Mahomes hizo múltiples jugadas importantes gracias a sus piernas, ya fuera ganando yardas o comprando tiempo para encontrar a sus receptores y mantener con vida sus ofensivas.

Aparecieron las jugadas grandes a la hora de la verdad

Durante tres cuartos y medio, los 49ers ejecutaron a la perfección su plan de juego de limitar las jugadas explosivas y forzar a Kansas City a series ofensivas de muchas jugadas. Con 5 minutos por jugar, su mayor ganancia había sido de 28 yardas, en un pase de Mahomes con Sammy Watkins en la segunda serie, en la que hasta el momento era su única ganancia de 20 yardas.

En la recta final, ese número se cuadruplicó. La primera fue en 3&15 en su yarda 35, cuando Mahomes conectó profundo con Tyreek Hill para ganar 44 yardas. De ahí, una interferencia en la zona de anotación sobre Travis Kelce les dio 20 yardas más para estar en la yarda 1, anotando inmediatamente después.

En la siguiente serie, Watkins logró una recepción de 38 yardas para tener 1&gol en la yarda 10, y tras la voltereta, Damien Williams cerró la puerta con una escapada también de 38 yardas que puso el 31-20 definitivo.