Posible legislación 2019 es cómca y controversia

Por William R. Wynn 

TULSA, OK –La legislatura de Oklahoma vuelve a sesionar el 4 de febrero  y deberá debatir una gran variedad de leyes que van desde el aborto a las armas y todo lo que queda en el medio. Son 2773 los proyectos de ley y 42 las resoluciones conjuntas que deberán ser discutidas, incluyendo algunas controversiales y otras que dejarán a los Sooners preguntándose: ¿Esto es en serio? 

Jim Olsen, es republicana, representa al condado Sequoyah en la cámara baja y Joseph Silk es senador de Broken Bow. Ambos introfujeron leyes que dan risa. El proyecto de ley del congreso HB 1182 busca prohibir los abortos y revocar la licencia de los médicos que utilicen el procedimiento, salvo cuando se busca salvr la vida de la madre. La ley del senado SB 13 determina que todos los abortos son “homicidios” e insta a los fiscales a presentar cargos criminales contra las instituciones que realicen abortos “sin importar los estatutos federales o las decisiones de la corte que puedan generar cortocircuitos”.  

En Oklahoma amamos las armas y la ley HB 1197 y la numero 12 y 38 del senado, todas patrocinadas por los republicanos, ilustran este sentir. La HB 1197 autoriza la portación de armas con licencia y sin licencia en público por ejemplo “en el zoológico, en los jardines botánicos, en la feria, en la parada del ómnibus, en la terminal, en cualquier vehículo que se opera de manera pública”, lee el proyecto. La ley del senado número 38 le permitiría a los portadores con licencia llevar sus armas al capitolio, y la ley del senado número 12 cuyo autor es Nathan Dahm, de Broken Arrow, remueve el requerimiento de entrenamiento para portar armas. 

Muchas de las leyes más controversiales del estado fueron aprobadas recientemente por la ex gobernadora Mary Fallin, y luego declaradas inconstitucionales por las cortes del estado y las cortes federales; lo que le costó a los contribuyentes muchos dólares de nuestros impuestos destinados a defender lo indefendible. El legislador electo John Waldron, del partido republicano incluyó dentro de los nuevos proyectos una ley que quiere terminar con el desecho legal. La HB 1413 penalizará a los autores de leyes que sean declaradas anti-constitucionales, si bien la pena sea irrisoria, $46.  

Varios demócratas están patrocinando leyes que quieren aumentar el presupuesto educativo para alcanzar los niveles regionales y subir el ingreso mínimo de $7,25 a $10.50 por hora. Estas leyes no van a sobrevivir a la mayoría republicana que controla ambas cámaras, y aún de aprobarse posiblemente sea votada por el nuevo gobernador conservador de Oklahoma, Kevin Stitt. 

Hay leyes pendientes que podrían reformar el sistema de justicia penal para solucionar el sobre poblamiento de las cárceles del estado, intentando hacer retroactivas algunas leyes que ya son efectivas. Estas leyes le otorgarían permiso a los jueces de dar libertad condicional a ciertos presos encerrados por ofensas menores, como violación de las leyes de inmigración, mientras se revisa su caso. 

Una de las leyes que cae en la categoría “Esto no puede ser cierto”, es la HB 1117 por Kevin West, republicano representante de  Oklahoma City. West desea que Oklahoma deje de participar en Daylight Savings Time, lo que implicaría que a partir del segundo domingo de marzo y hasta el primer domingo de noviembre Oklahoma estaría una hora detrás del horario central. Otros estados que intentaron hacer lo mismo, decidieron no hacerlo por la confusión que podría causar y los problemas para las empresas y comercios. 

Con tantas leyes y tantas nuevas caras, la sesión legislativa del 2019 promete acaloradas batallas, potenciales desafíos en la corte suprema y la esperanza de que en medio de tanta aspereza encontremos un lugar común donde se pueda dialogar.  

 (La Semana) 

2019 Legislative Previewfrom the controversial to the comic 

By William R. Wynn 

TULSA, OK — The Oklahoma legislature goes back into session on February 4 and will soon begin debating a variety of bills ranging from abortion to guns and all things in between. 2773 bills and 42 joint resolutions are in play, including many that will prove highly controversial and others that might leave Sooners scratching their heads and asking, “Seriously?” 

Jim Olsen, a Republican House member from Sequoyah County, and Joseph Silk, a Republican Senator from Broken Bow, have introduced bills that fall squarely into the former category. Olsen’s House Bill 1182 seeks to ban almost all abortions and would revoke the license of doctors performing the procedure except to save the life of the mother. Silk’s SB 13 goes so far as to define all abortions as “homicides,” and instructs prosecutors to pursue criminal charges against abortion providers “regardless of any contrary or conflicting federal statutes… or court decisions.” 

Oklahomans are well known for their love of guns, as evidenced by House Bill 1197 and Senate Bills 12 and 38, all authored by Republicans. HB 1197 authorizes the carrying of licensed concealed or unconcealed guns in any public “zoo, botanical garden, fairgrounds, bus station, bus stop, bus terminal or any vehicle operated by a transportation service for public use.” Senate Bill 38 would permit licensed handgun owners to bring their weapons into the State Capitol building, and Senate Bill 12 by Broken Arrow’s Nathan Dahm would remove training requirements for carrying concealed or unconcealed firearms. 

Controversial bills passed in recent years by the legislature and signed into law by former governor Mary Fallin have often been struck down as unconstitutional by state and federal courts, after having cost taxpayers a great deal of money defending the measures. Freshman State Rep. John Waldron has introduced a bill to discourage the wasteful practice. HB 1413 would penalize the authors of such bills, albeit a purely symbolic amount of $46. 

Several Democrat-sponsored bills seek to increase education funding, at least to match regional levels, and to raise the state’s minimum wage from $7.25 to $10.50 per hour. These bills are unlikely to survive the GOP’s overwhelming majority in both houses, and even if they were passed they would almost certainly be vetoed by the Oklahoma’s new conservative governor, Kevin Stitt. 

A number of criminal justice bills address issues such as prison overcrowding by making recent reforms retroactive, and would allow judges to grant bail, pending a review process, to those facing a range of charges including immigration violations. 

One bill falling into the “head scratching” category is House Bill 1117 by Kevin West, an Oklahoma City Republican. West wants Oklahoma to withdraw from participating in Daylight Savings Time, which means that from the second Sunday in March through the first Sunday in November, Oklahoma would be an hour behind all other states in the Central time zone. Other states have rejected taking such an almost unilateral step, both because of the confusion that would be created as well as the disruption to business. 

With so many bills and so many new faces, 2019’s legislative session promises heated battles and potential court challenges, tempered with the hope of finding common ground wherever possible. (La Semana) 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.