Texas niega entrada a nuevos refugiados

Texas ha sido líder en el asentamiento de refugiados, y acogió a más que cualquier otra región del país durante el año fiscal de 2018, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, informó este sábado que rechazará la llegada de nuevos refugiados a su territorio, convirtiéndose en el primer estado en aplicar esta medida bajo una orden reciente del gobierno del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Abbott destacó, a través de una carta emitida el viernes, que Texas “ha sido abandonado por el Congreso para lidiar con desproporcionados asuntos de migración consecuencia de un averiado sistema federal de inmigración” y agregó que el estado ha hecho “más que su parte”. Publicó la agencia de noticias AP.

Pero no es la primera vez que Abbott trata de cortar el flujo de refugiados. En 2015 declaró que Texas no recibiría a personas provenientes de Siria, luego de los ataques mortíferos en París registrados en noviembre de ese año. El gobierno del entonces presidente Barack Obama continuó enviando refugiados a Texas y otros estados gobernados por republicanos que se oponían a la medida.

Por su parte, Donald Trump anunció en noviembre que las agencias de reubicaciones deberían tener el consentimiento por escrito de funcionarios estatales y municipales de toda jurisdicción en la que pretendan ayudar en el reasentamiento de refugiados después de junio de 2020.