Investigación: un 20% de las exportaciones brasileñas de carne vacuna y soja a la UE estarían vinculadas a la deforestación ilegal de la selva amazónica

Alrededor de una quinta parte de la carne y la soja que la Unión Europea importa de Brasil cada año se ha comprobado que está relacionado con la deforestación ilegal en la selva amazónica y la sabana del Cerrado, según una investigación publicada recientemente en Sciencie, dirigido por la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG).

Al descartar la tala legal de bosques, el equipo descubrió que “en un 20 por ciento de la soja y al menos el 17 por ciento de las exportaciones de carne a la UE estaban asociadas con la deforestación ilegal”.

El alcance del papel de los consumidores europeos en la destrucción de dos puntos críticos de biodiversidad de importancia mundial se revela cuando Brasil enfrenta un año sombrío para la deforestación debido a una sequía anticipada y las actividades de los madereros envalentonados. Los políticos europeos también han advertido que un importante acuerdo comercial está en riesgo si no se aborda la deforestación que alimenta el cambio climático en Brasil.

Investigaciones anteriores han descubierto los vínculos entre los ranchos ganaderos brasileños individuales y las empresas alimentarias europeas. Los grandes esfuerzos para mostrar el tamaño del problema han sufrido por no ser lo suficientemente granulares, con datos extraídos de un nivel municipal, lo que permite a los agronegocios decir que no fue culpable de la tala ilegal.

Sin embargo, un equipo internacional publicó en Sciencie una investigación que “ahora logró conectar los puntos utilizando registros del gobierno brasileño, incluidos mapas de uso de la tierra, deforestación y permisos emitidos cuando el ganado se mueve entre las propiedades y los mataderos antes del comercio internacional”.

Al descartar la tala legal de bosques, el equipo descubrió que “en un 20 por ciento de la soja y al menos el 17 por ciento de las exportaciones de carne a la UE estaban asociadas con la deforestación ilegal”.

“Estamos hablando de millones de toneladas [de exportaciones a la UE], y estimamos 58 millones de toneladas de CO2 relacionadas con esas exportaciones entre 2009 y 2017, por lo que es sustancial”, dice Raoni Rajão de la Universidad Federal de Minas Gerais en Brasil.

Solo el 2 por ciento de los ranchos son responsables del 62 por ciento de la deforestación ilegal, lo que sugiere una solución potencialmente fácil. “Lo que encontramos para nuestra sorpresa es cuán concentrada es la deforestación en algunas granjas. El gobierno o los agricultores dicen “sí, el Amazonas es demasiado grande para monitorearlo, es imposible”. No, es posible, es aquí, tienes que concentrarte en esos súper sitios “, dice Rajão.

Si bien la investigación se basó en registros de soya en todo Brasil, solo había datos suficientes sobre la carne de res de dos estados, Mato Grosso y Pará, lo que implica que muchas más exportaciones de carne podrían contaminarse con la deforestación ilegal. Rajão dice que el agronegocio brasileño tiene un interés propio en solucionar el problema, dada la evidencia de que la deforestación amazónica está interrumpiendo la lluvia de la que dependen las granjas de ganado.

Erasmus zu Ermgassen, de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, que no participó en la investigación, pero opina que “el gran avance del estudio fue el uso de registros de movimientos de animales para descubrir los vínculos con la deforestación. “Este trabajo destaca cómo los mercados internacionales, como la UE, tienen un largo camino por recorrer para garantizar que su abastecimiento cumpla con sus compromisos climáticos“, dice.

Louis Verchot, del grupo de investigación agrícola CGIAR, dice que el estudio “nos acerca un paso más” a la limpieza de las cadenas de suministro y cumplir con la promesa de 2014 de detener la deforestación, algo que los países y las empresas aún no han logrado. Fuente: Science Online Journals

Amazon soya and beef exports ‘linked to deforestation’

Up to one-fifth of Brazil’s soya exports to the European Union may be “contaminated” by illegal deforestation, a study has found.

Researchers used freely available maps and data to identify the specific farms and ranches clearing forests to produce soya and beef destined for Europe.

They found 2% of properties were responsible for 62% of illegal deforestation.

These “bad apples” have global environmental consequences, they said.

Prof Raoni Rajão, of the Universidade Federal de Minas Gerais in Brazil, said it was up to the country’s political and economic leaders to root out “the bad apples in the soy and beef sectors”.

“Brazil has the information it needs to take swift and decisive action against these rule-breakers to ensure that its exports are deforestation-free,” he said.

What does the study show?
Reports from non-governmental organisations and journalistic investigations have previously revealed cases of soya and beef being produced in areas of deforestation and exported.

But this is the first study to link property-level illegal deforestation with export data.

The research, published in the journal Science, found that 2% of properties in the Amazon rainforest and the Cerrado grasslands are responsible for 62% of all potentially illegal deforestation.

Roughly 20% of soya exports and at least 17% of beef exports to the EU may be “contaminated with illegal deforestation”, the researchers said.

According to their analysis, two million tons of soya grown on properties with illegal deforestation may have reached EU markets annually during the period of analysis, 500,000 of which came from the Amazon.

As the soya is fed mainly to livestock, customers can’t be sure whether the meat they buy is “deforestation-free”.

Duncan Brack, of the Chatham House think tank, said the study strengthened the argument for government measures to end UK consumers’ contribution to deforestation, such as a due-diligence or duty-of-care obligation on companies importing products such as beef or soya.

What is the scale of the problem?
A recent report found the majority of all soya (65%) comes from countries with high deforestation rates. The land required overseas to meet the UK’s annual demand for soya between 2016 and 2018 equated to an area approaching the size of Wales, according to environmental groups WWF and the RSPB.

“Without knowing it, we’re eating meat and dairy products from animals fed on soy grown on deforested land in Brazil,” said Mike Barrett, executive director of science and conservation at WWF-UK.

“We need to stop importing habitat destruction.”

In 2019, an area of primary forest the size of a football pitch was lost every six seconds across the world, according to a study by the University of Maryland, US.

Brazil accounted for a third of it, its worst loss in 13 years apart from huge spikes in 2016 and 2017 from fires. By Helen Briggs