G.T. Bynum y el desafío por el COVID-19 / G.T. Bynum and the challenge of COVID-19

Por Guillermo Rojas y William R. Wynn | TULSA, OK

Dirigir una ciudad del tamaño de Tulsa es una tarea difícil en el mejor de los tiempos, pero el ritmo implacable de la pandemia de COVID-19 ha creado nuevos desafíos para los líderes de la ciudad y los residentes por igual, desde dificultades económicas y pérdidas de empleo hasta el dolor de los seres queridos gravemente enfermos o fallecidos. El alcalde de Tulsa, G.T. Bynum, dijo a La Semana en una entrevista exclusiva el lunes que, por muy malas que sean las cosas, hay algunas buenas noticias que compartir.

“Vemos que nuestra economía realmente está demostrando ser bastante resistente en medio de esta pandemia y la recesión nacional”, dijo el alcalde. “Estamos viendo desafíos para algunos de nuestros empleadores más importantes, pero en general nuestro impuesto sobre las ventas está casi en línea con lo que vimos el año pasado, lo cual es bastante notable si se considera lo que hemos pasado como país con esta pandemia”.

Sin embargo, Bynum reconoció que el aumento de casos de COVID-19 en Tulsa en las últimas semanas “está demostrando ser un verdadero desafío para nosotros”, especialmente con las comunidades vecinas que son mucho menos diligentes.

En un artículo publicado la semana pasada por National Public Radio, se reveló que Tulsa lidera la nación en la utilización de ventiladores para pacientes con COVID-19 y está entre los diez primeros en el uso más alto de camas de UCI, ninguno de los cuales son distinciones oficiales de la ciudad como para tomar en cuenta.

“Tenemos que pensar en esta pandemia como un problema regional, estatal y nacional”, dijo Bynum. “Un virus no se preocupa por las líneas urbanas y los límites de la ciudad, y hemos sido muy agresivos en Tulsa y hemos tratado de hacer esfuerzos para frenar la propagación de este virus. Pero desafortunadamente, lo que estamos viendo es que estamos rodeados de comunidades que no han sido tan proactivas como lo han sido los habitantes de Tulsa, por lo que aproximadamente tres cuartas partes de las personas que están hospitalizadas en Tulsa en este momento por COVID-19 no son personas que residen en Tulsa. Son de fuera de la ciudad en comunidades donde no tienen que usar máscaras y vienen a nuestra ciudad para usar nuestros hospitales. Esperamos que reciban el tratamiento que necesitan, pero creo que apunta a la necesidad real de un uso más amplio de máscaras y otras estrategias inteligentes para ayudar a frenar la propagación del virus”.

Cuando se le preguntó sobre su reciente reelección, el alcalde dijo que estaba “muy concentrado” en su segundo mandato y “cómo podemos hacer avanzar a Tulsa tanto como sea posible en los próximos cuatro años”.

“Estoy muy agradecido de que los votantes me dieran un segundo mandato en agosto”, dijo Bynum. “También estoy muy agradecido de no estar en la boleta este noviembre, porque esta elección es una locura”.

El alcalde dijo que estaba animado por la gran cantidad de habitantes de Tulsa que esperaron horas bajo la lluvia fría para participar en la votación anticipada la semana pasada. “El futuro lo deciden quienes votan”, dijo.

Bynum reiteró su apoyo a las comunidades de inmigrantes e hispanos de Tulsa, y prometió que la ciudad continuará haciendo todo lo posible para que este sea un lugar donde todos se sientan bienvenidos.

“La comunidad hispana en Tulsa es el futuro de Tulsa”, dijo el alcalde, “y queremos ser dignos de ese futuro por las acciones que estamos tomando hoy”. (La Semana)

G.T. Bynum, alcalde de Tulsa

G.T. Bynum and the challenge of COVID-19

By Guillermo Rojas and William R. Wynn | TULSA, OK

Running a city the size of Tulsa is a difficult task in the best of times, but the relentless pace of the COVID-19 pandemic has created new challenges for city leaders and residents alike, from economic hardships and job losses to the pain of loved ones made gravely ill or worse. Tulsa Mayor G.T. Bynum told La Semana in an exclusive interview on Monday that, as bad as things are, there is some good news to be shared.

“We’re seeing our economy is really proving to be pretty resilient in the midst of this pandemic and the national recession,” the mayor said. “We’re seeing challenges to some of our larger employers, but overall our sales tax is almost in line with what we saw last year, which is pretty remarkable when you consider what we’ve been through as a country with this pandemic.”

However, Bynum acknowledged, the surge in COVID-19 cases in Tulsa in recent weeks “is proving to be a real challenge for us,” especially with neighboring communities being far less diligent.

In a story published last week by National Public Radio, it was revealed that Tulsa leads the nation in the utilization of ventilators for COVID-19 patients and is in the top ten for highest use of ICU beds, neither of which are distinctions city officials like to see.

“We have to think of this pandemic as a regional and statewide and national issue,” Bynum said. “A virus doesn’t care about city lines and city limits, and we’ve been very aggressive in Tulsa and trying to put in efforts to slow the spread of this virus. But unfortunately, what we’re seeing is we’re surrounded by communities that have not been as proactive as Tulsans have been, and so about three quarters of the folks who are hospitalized in Tulsa right now for COVID-19 aren’t people who live in Tulsa. They’re from outside Tulsa in communities where they don’t have to wear masks and are coming into our city to use our hospitals. We hope they get the treatment they need, but I think it points to the real need for wider spread use of masks and other smart strategies to help slow the spread of the virus.”

Asked about his recent reelection, the mayor said he was “very focused” on his second term and “how we can move Tulsa forward as much as possible over the next four years.”

“I’m very thankful that the voters gave me second term back in August,” Bynum said. “I’m also very thankful I’m not on the ballot this November, because this election is crazy.”

The mayor said he was encouraged by the high numbers of Tulsans who waited hours in the cold rain to take part in early voting last week. “The future is decided by those who vote,” he said.

Bynum reiterated his support for Tulsa’s immigrant and Hispanic communities, and vowed the city will continue to do everything it can to make this a place where all feel welcome.

“The Hispanic community in Tulsa is the future of Tulsa,” the mayor said, “and we want to be worthy of that future by the actions that we’re taking today.” (La Semana)