Visón americano, el primer animal salvaje en dar positivo a COVID-19 / A mink in Utah is the first known case of the coronavirus in a wild animal

Se trata de una especie semiacuática que demostrado ser susceptible a la enfermedad

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) emitió una alerta por el primer caso de un animal salvaje nativo con coronavirus. Se trata de un visón americano encontrado en el estado de Utah al que se le detectó la enfermedad por medio de una prueba PCR.

La Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas emitió un comunicado en donde informó que los Servicios de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) del estado realizaba vigilancia de la vida silvestre que habita los alrededores de las granjas con brotes, cuando dieron con el animal contagiado.

Hasta la fecha, recalcaron, “no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 esté circulando o se haya establecido en poblaciones silvestres que rodean las granjas de visones infectadas”.

Aunque se tomaron muestras en otros animales salvajes, todos dieron negativo. Estas pruebas se realizaron como parte de las investigaciones One Health en las que participa el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Servicio Geológico de los Estados Unidos y los Departamentos Estatales de Agricultura, Recursos Naturales y Salud.

El visón es un animal semiacuático nativo de América del Norte que pertenece a la familia de los mustélidos, mamíferos carnívoros de cuerpo muy flexible, cuello largo, patas cortas y uñas semirretráctiles. Por lo general, son criados para producir costosos abrigos de piel.

En lugares como Dinamarca, Países Bajos y Estados Unidos se ha demostrado el potencial de contagio que presentan. Ante esto el Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios que realizaba las pruebas aseguró que el virus es “indistinguible” en el visón afectado.

Tan solo en Estados Unidos 16 granjas de visones registraron brotes de COVID-19, estas ubicadas en Utah, Wisconsin, Oregón y Michigan, informó National Geographic. Sin embargo, el primero de los estados es el que más casos ha contabilizado de la enfermedad.

El coronavirus también ha sido detectado en otros animales silvestres cautivos como el león, el tigres, leopardos de las nieves, perros y gatos.

La portavoz de USDA, Lyndsay Cole, dijo a Nat Geo que “los brotes en granjas de visones en Europa y otras áreas han demostrado que el visón en cautiverio es susceptible al SARS-CoV-2, y no es inesperado que el salvaje también sea susceptible al virus”.

Para el gobierno de Estados Unidos, la detección del primer animal salvaje con coronavirus demuestra, de acuerdo con Cole, la importancia de mantener vigiladas las granjas de visones que han reportado brotes, en caso de que se necesite tomar medidas que eviten la propagación del virus.

La pandemia de coronavirus ha obligado a las granjas de visones a matar millones de especímenes de cría. Incluso Dinamarca, el mayor productor de pieles de visón alrededor del mundo, que se vio obligado a deshacerse de 15 millones de ejemplares.

Fue en este país donde se dio a conocer que los animales habían contagiado a los trabajadores de una granja a pesar de que estas “siguen estrictos protocolos de bioseguridad en beneficio tanto de humanos como de animales”, según lo que Mike Brown, portavoz de la Federación Internacional de Pieles, dijo a la revista.

En otros casos como los Países Bajos sacrificaron a cuatro millones de visones y cerraron la industria de manera permanente por los contagios. Mientras que en España y Grecia fueron 100,000 animales los que tuvieron que morir gracias a la actual pandemia que todas las naciones tratan de superar.

A mink in Utah is the first known case of the coronavirus in a wild animal

There is no evidence of widespread transmission among wild animals

A wild American mink in Utah has tested positive for the coronavirus — the first wild animal found to be infected with the virus, researchers say.

The wild mink was infected with a variant of the coronavirus that was “indistinguishable” from viruses taken from nearby farmed minks, researchers with the U.S. Department of Agriculture wrote in a Dec. 13 report. That suggests that the wild mink acquired the infection from farmed animals. It’s not clear if the animal was alive or dead at the time of testing.

Researchers found the mink during a survey for coronavirus-infected wildlife in areas surrounding mink farms that had outbreaks from August 24 to October 30. With only one wild animal testing positive so far, there is no evidence that the coronavirus, called SARS-CoV-2, is spreading among wild animals in the United States or elsewhere.

If the virus were to become widespread among wild or farmed minks, it may continue to evolve in those animals. In such a scenario, the virus could accumulate mutations that might not occur in humans, potentially allowing the virus to jump to other types of animals and make them sick or transmit a new, possibly more virulent strain back to people.

There have been multiple coronavirus outbreaks on mink farms in the United States and Europe since the COVID-19 pandemic began. While infected people originally passed the virus to farmed animals, small genetic changes in viruses infecting people and minks in Europe show that the coronavirus has also spread from mink back to humans, researchers reported in November in Science.

Millions of animals in Denmark were culled in early November after authorities raised concerns that mutations in mink versions of the coronavirus might make COVID-19 vaccines less effective. That could happen if the parts of the virus that are typically the target of protective, vaccine-induced antibodies evolve in minks to escape recognition and then those viruses are passed to people. But there is no evidence suggesting that existing viral variants from minks can weaken vaccines. By Erin Garcia de Jesus