Los sospechosos datos del COVID-19 en China que motivaron el viaje de la OMS para investigar los orígenes del virus

Un equipo de la organización llegó para investigar luego de varios retrasos. El país asiático ha sido clasificado en el puesto 96 de 100 países en el Índice de Transparencia de Datos de COVID

Con una puntuación de sólo el 19,5% en general, una calificación efectiva de cero estrellas recibido en uno de los centros de datos que se encuentran concentrados en trabajar con estadísticas internacionales de COVID-19, Total Analysis, la puntuación de China plantea una serie de nuevas preguntas: ¿por qué se ha bloqueado la provincia de Hubei si las infecciones se están produciendo alrededor de 100 por día? ¿Cómo es que China no ha registrado una sola muerte de COVID desde mayo de 2020 cuando las cifras oficiales muestran que 5.000 (el número real es probablemente muchas veces mayor) han contraído el virus desde entonces?

El índice clasifica a los países según una variedad de indicadores de COVID, agrupados en cuatro pilares clave: transparencia de datos, cobertura, uso y gestión. El equipo de investigación de Total Analysis, con sede en Londres, ha estado monitoreando y extrayendo datos oficiales de COVID de más de 200 países y sus regiones locales a diario desde el brote de la pandemia.

Solo cuatro países (Bélgica, Noruega, EE. UU. y Chile) obtuvieron puntajes por encima del 70% en el índice de transparencia de datos de TA, mientras que en el otro extremo de la escala se encuentran Corea del Norte y Turkmenistán en la posición 99 conjunta (solo dos lugares por debajo de China) con un puntuación cero: ambos países están en “negación total de COVID” y no se ha informado de una sola infección.

Mike Laflin, director de Investigación de Total Analysis, dijo: “Como el segundo país más grande por PIB en el mundo, la gestión de datos de China es extraordinariamente pobre y parece ser deliberadamente opaca. No hay un tablero de datos centralizado e incluso faltan las cifras más básicas, como hospitalizaciones y pruebas, lo que hace que los análisis y las comparaciones de datos sean casi imposibles. Si China hubiera tenido un sistema de monitoreo más transparente y efectivo, el mundo habría recibido una mejor advertencia de la inminente pandemia global y podría haber respondido mucho más rápido, potencialmente salvando millones de vidas y miles de millones de dólares “.

Una de las deficiencias clave en los datos chinos es la falta de información de prueba, que es vital para comprender la credibilidad del número de casos de COVID. Esto, y la falta de hospitalizaciones y datos regionales (más sobre esto más adelante), ha dado como resultado que China solo obtenga un 26 por ciento de cobertura de datos, colocándolo en el puesto 18 en la clasificación de APAC, por delante de Turkmenistán, Corea del Norte, Taiwán, India, Uzbekistán y Camboya, y el puesto 71 a nivel mundial.

La Comisión Nacional de Salud de China tiene posiblemente uno de los sitios web más limitados del mundo para la presentación de datos. Total Analysis revisa más de 200 sitios web nacionales cada día. Sin visualizaciones de datos es casi imposible comprender la verdadera propagación de COVID en China. El resultado es un puntaje de usabilidad de solo el 6 por ciento, lo que coloca al país en el puesto 95 a nivel mundial solo por delante de Bielorrusia, Serbia, Corea del Norte y Turkmenistán.

Con un 30 por ciento, la gestión de datos de China se mantiene entre los cinco últimos a nivel mundial, por delante de Turquía, Túnez, Turkmenistán y Corea del Norte. Si bien los datos se actualizan a diario, la puntuación baja se debe a una plétora de otros factores: datos incompletos con desgloses regionales que ya no se proporcionan (esta disposición se suspendió en febrero de 2020 en el momento en que las cifras de casos de pandemia y muertes alcanzaron su punto máximo), números muy subinformados con 1,290 muertes ‘pérdidas’ agregadas en abril, lo que resultó en un aumento repentino del 50 por ciento, luego no hay muertes registradas desde mayo de 2020.

A la luz de estas deficiencias de datos, y sin un repositorio central de éstos y, por lo tanto, con una capacidad muy limitada para analizar las cifras de COVID de China, TA calificó a China con un 17% en transparencia de datos. Es de destacar que, en términos de análisis, la provisión de números de casos y muertes permite el cálculo de las tasas de mortalidad, aunque en el 5,3% para China según las cifras acumuladas de TA hasta el 6 de enero de 2021, esto es más de tres veces mayor que el promedio regional / mundial del 1,6%, lo que cuestiona la integridad de los casos y las muertes.

Richard Londesborough, cofundador de Total Analysis, dijo: “Dados los orígenes de la pandemia, la falta de credibilidad de los datos de China es un problema global, no nacional. Ha pasado un año desde el brote y todavía estamos esperando que la OMS investigue los orígenes de la pandemia en China, incluido un interrogatorio completo de datos que actualmente parecen muy sospechosos “.

Se confirmó que llegarán los expertos de la OMS. El grupo se reunirá con otros científicos chinos, informó la Comisión Nacional de Salud de ese país, que no ofreció más detalles sobre la misión. Aunque, hasta el momento, no está claro si los expertos viajarán a la ciudad central de Wuhan, origen del nuevo coronavirus.

El objetivo será detectar el posible origen animal del SARS-CoV-2 y su transmisión a los seres humanos. El equipo estará formado por científicos de diversas organizaciones internacionales provenientes de Estados Unidos, Japón, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Vietnam, Alemania y Qatar.

WHO expert team tasked to probe virus origins to visit China

Experts from the WHO will conduct a field visit to China, the state-run CGTN quoted China’s National Health Commission as saying in a report.

Confirming the visit, Chinese Foreign Ministry spokesman Zhao Lijian told a media briefing on Monday that China supported scientists around the world to conduct a global study on the origins and transmission routes of the virus.

Zhao declined to provide details of the schedule of the experts and whether they would be permitted to visit the Wuhan Institute of Virology (WIV).

US President Donald Trump, who has termed coronavirus China virus, has alleged that the virus may have emanated from WIV and called for a probe into it.

WIV has denied the allegation, saying it is politically motivated.

The ten-member team of WHO experts is expected to visit Wuhan, but it is not clear yet whether they would visit WIV too.

When asked about it, Zhao directed the questions relating to the schedule of the WHO experts to relevant authorities.

“China stands ready to closely cooperate with WHO and international experts. With specific details of itinerary, I refer to you to competent authority, he said.

“The origin tracing may involve more countries. The WHO needs to conduct similar studies in other countries and regions,” Zhao said, highlighting Chinese Foreign Minister Wang Yi’s recent comments that China “raced against time” and was the first country to report coronavirus cases to the world. Press Trust of India

More and more research suggests that the pandemic was likely to have been caused by separate outbreaks in multiple places in the world he said.

The team’s visit to China, especially to Wuhan where the virus first emerged in December last year, has become a bone of contention as Beijing, which questions the widely-held view about the virus’ origins in Wuhan, had delayed granting permission to the 10-member team of experts.

China has been proactively questioning the view that the deadly outbreak took place in a wet market in Wuhan where live animals, birds and reptiles are sold and spread to humans. The market remained closed and sealed since early last year.

Monday’s confirmation came after WHO chief Tedros Adhanom Ghebreyesus, who is often accused of being pro-China, in a rare instance of criticism, expressed disappointment over Beijing for not finalising the necessary permissions for the experts’ team’s arrival.

“I’m very disappointed with this news, given that two members had already begun their journeys and others were not able to travel at the last minute, but had been in contact with senior Chinese officials,” he said.

Tedros said he “made it clear” that the mission was a priority for the UN health agency and it was eager to get it “underway as soon as possible”.

The delay by China to finalise the visit fuelled concerns that Beijing was obstructing global efforts to trace the origins of COVID-19.

China and the World Health Organization (WHO) have reached a consensus on specific arrangements of the investigation with four video conferences, said Zeng Yixin, the deputy head of the National Health Commission.

Once the WHO experts complete their procedures and finalise the schedule, Chinese experts will go to Wuhan with them to conduct the investigation, Zeng said.

The experts team was also expected to undergo 14-day quarantine.

In May last year, the World Health Assembly (WHA) – the governing body of the 194-member states of the WHO – approved a resolution to set up an independent inquiry to conduct an “impartial, independent and comprehensive evaluation” of the international response, as well as that of the WHO.

It also asked the WHO to investigate the “source of the virus and the route of introduction to the human population”.