¿Cómo hacer capuchino casero, fácil, rico y sin máquina? / NO MACHINE – 3 STEP HOMEMADE CAPPUCCINO

No necesitas tener una máquina profesional para disfrutar de un rico capuchino con la espuma que le caracteriza.

El café espresso y la espuma de leche se combinan para crear esta bebida clásica. Sobre la historia de esta deliciosa mezcla, se sabe que nació en Italia, país en el que inició su popularidad. Lo curioso de su preparación original es que cualquier persona lo podía hacer, ya que en las casas italianas, la mayoría de familias tenían café, leche, una máquina para moler los granos.

¿Por qué capuchino? Su nombre tiene relación con los monjes capuchinos, los cuales tienen un hábito de color muy similar cuando el café se mezcla con la espuma de la leche. Estos hombres religiosos no solían llevar capucha, razón por la que los italianos los llamaban “scappuccini”, traducido al español como desencapuchados. Fue cuestión de tiempo para que el término evolucione y entre a la lista de denominaciones para las bebidas.

Sobre el origen de su nombre: capuchino es la adaptación gráfica de la voz italiana de cappuccino, definida como café con espuma de leche. Según la RAE, no es admisible la forma capuccino, que no es ni italiana ni española.

Pese a que su origen fue en Italia, la historia precisa que las primeras preparaciones masivas y a la venta se dieron en Viena. Una de las leyendas más extendidas apunta a que el primer capuchino se sirvió en algún local vienés después de 1683. Fue en ese año cuando tuvo lugar la Batalla de Viena. Los vieneses encontraron varios sacos de café que los turcos habían dejado olvidados. Al preparar este grano oscuro, el sabor de la bebida les resultó muy amargo, así que lo mezclaron con crema de leche y miel para suavizarlo.

Actualmente, la preparación ha cambiado en algunos pasos. Ya no se usa la miel, y se cambió la crema de leche por su espuma para que eleve su tamaño y mantener la esencia y explosión del sabor del café en la parte inferior del recipiente.

RECETA DE CAPUCCINO CASERO

INGREDIENTES (cantidades para 1 persona)

1 shot de espresso

3/4 taza de leche de tu preferencia

1 pizca de canela o chocolate en polvo

PREPARACIÓN

Con tu café favorito prepara un espresso. Solo necesitas la cantidad necesaria y disolverla con agua.

Haz espuma con la leche o bebida vegetal que debe estar tibia. Para elevarla puedes usar un batidor eléctrico de mano, un shaker o una licuadora a velocidad muy baja.

Vierte el espresso que hiciste en una taza que sea un poco alta. Finalmente, añade la espuma de la leche. Una recomendación de Starbucks Home es “cuanta más espuma, mejor: prueba con un 50% de leche y un 50% de espuma”. Intenta que esta quede cremosa para que se fusione muy bien con el café. Puedes ir ajustando la cantidad hasta que quede a tu gusto.

Como paso final vamos a espolvorear canela o cacao encima.

Aprovechando que estamos en verano, podemos aprovechar para realizar un refrescante Iced Latte. Sigue todos los pasos para que te salga delicioso. Si es para más personas puedes duplicar las cantidades, aunque se recomienda que sea uno por uno para mantener las medidas.

RECETA DE ICED LATTE

INGREDIENTES

1 shot de espresso

3/4 taza de leche de tu preferencia

Edulcorate al gusto

Cubos de hielo

PREPARACIÓN

Prepara una taza de espresso con el café de tu preferencia.

Aparte, llena un vaso alto con hielo y vierte tu espresso. En este momento de la preparación unimos lo frío y caliente.

En un recipiente adicional combina la leche o bebida vegetal con edulcorante y remueve hasta que se disuelva por completo.

Ahora sí, vierte la leche azucarada en el vaso donde reservamos el espresso con hielo.

NO MACHINE – 3 STEP HOMEMADE CAPPUCCINO

Here is the easiest way to make delicious homemade cappuccino right at home with three simple steps. If you want to learn how to make a great cup of cappuccino without a milk frother, you’re in the right place. You’re going to love this sweet cappuccino recipe, enjoy!

People assume the steps to make a cappuccino are complicated but this recipe is easy to make and tastes amazing too.

Perhaps one of the reasons people think it’s hard to make cappuccino at home is because in North America, this frothy hot beverage has only been around for the past few decades. It wasn’t until the 1930s that Cappuccinos became really popular in the States.

However, in Europe, cappuccino has been around for hundreds of years and of course the cappuccino recipe has been refined and perfected during that time.

Hot cappuccino as we know it today has been around since the 1900s and was first made in Italy, after the espresso machines were invented.

Early espresso machines were extremely bulky, heavy and expensive so only trained professionals could use them. Over time, espresso machines became simpler to use and the design was improved and refined. Once these machines became more accessible, more and more restaurants, diner and donut shops began serving espressos, lattes and cappuccinos, at any time of day!

These hot beverages became popularized in mass culture, and were no longer solely reserved for those who were part of the more elite coffee culture.

From the different styles of barista drinks that came as a result of the espresso machine, the cappuccino was especially well-liked due to the perfect amount of frothy milk that sits on top of the hot espresso and steamed milk.

Homemade Cappuccino
When you go to a coffee shop in North America, you’ll notice their cappuccinos are made with espresso, steamed milk and foamed milk. These establishments use espresso machines and pull espresso shots and a milk frothier, tools you may not have in your kitchen.
To make cappuccino at home there are only three simple steps…

  1. Prepare the coffee or espresso
  2. Prepare the steamed/frothy milk.
  3. Pour into a cup and enjoy!

☕️☕️☕️☕️☕️
I enjoy a nice hot cappuccino for dessert. It’s just the right amount of sweetness and satisfies my craving without needing a fat-laden dessert.

By the way, I love inviting a friend over for homemade cappuccino and showing off a bit. It never fails to impress! I’ve done this many times and my friends can’t believe I made the cappuccino myself.