California abre la cobertura de Medi-Cal a adultos mayores indocumentados / California Opens Medi-Cal to Older Unauthorized Immigrants

El domingo 1 de mayo, California abrió Medi-Cal a inmigrantes mayores que viven en el estado sin documentos.

Los indocumentados mayores de 49 años que estén por debajo de ciertos umbrales de ingresos serán elegibles para la cobertura completa de Medi-Cal, la versión californiana de Medicaid, la asociación federal-estatal que brinda seguro médico a personas de bajos ingresos.

Los indocumentados de todas las edades representan el 40 % de los aproximadamente 3,2 millones de residentes del estado sin seguro. Las estimaciones oficiales sitúan el número de nuevas personas elegibles en 235.000. Aquellos que se registren se unirán a los más de 220.000 inmigrantes sin papeles de 25 años o menos ya inscritos en Medi-Cal.

Y si el gobernador Gavin Newsom logra su meta, lo que parece completamente posible considerando la perspectiva financiera optimista del estado, California podría permitir que todos los indocumentados de bajos ingresos restantes, aproximadamente 700.000 personas, se unan a Medi-Cal para 2024 o antes.

Medi-Cal tiene algunos problemas bien conocidos, pero sigue siendo mucho mejor que no tener ningún seguro.

Bajo la ley actual, todos los inmigrantes sin papeles que cumplan con los criterios financieros pueden obtener una cobertura limitada de Medi-Cal, que incluye servicios de emergencia y de embarazo y, en algunos casos, atención a largo plazo. Pero cuando se inscriben en Medi-Cal completo, obtienen una cobertura integral que incluye atención primaria, medicamentos recetados, atención de salud mental, atención dental y oftalmológica, anteojos y mucho más. No es poca cosa para las personas que están pintando canas.

“Este es un momento clave cuando quieres incorporar a todos estos inmigrantes indocumentados de edad avanzada al sistema de atención médica”, dice Arturo Vargas Bustamante, profesor de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. Si dejas desatendidas sus afecciones crónicas, dice, simplemente terminarán en la sala de emergencias y será más costoso tratarlos.

Vargas Bustamante lo llama “una forma responsable de invertir”.

Como señala el académico, ya no se trata de que los inmigrantes vengan a trabajar temporalmente a Estados Unidos y luego regresen a sus países de origen. Se están quedando, formando familias y envejeciendo en este país. Y los inmigrantes indocumentados juegan un papel importante en la fuerza laboral, pagando aproximadamente 3.200 millones de dólares en impuestos estatales y locales al año en California y 11.700 millones a nivel nacional. Nadie se beneficia si están demasiado enfermos para trabajar.

Si bien llevará tiempo implementar los nuevos beneficios, la tarea será más fácil por el hecho de que la gran mayoría de los inmigrantes sin papeles que serán elegibles para la cobertura completa ya están inscritos en los beneficios limitados de Medi-Cal, por lo que el estado ya tiene su información.

“Esperamos que las personas que ya están inscritas en el Medi-Cal restringido ingresen de inmediato al Medi-Cal completo”, dice Ronald Coleman, director gerente de políticas de California Pan-Ethnic Health Network, organización sin fines de lucro que promueve el acceso a la salud para las comunidades de color. “La pregunta es: ¿Entenderán sus beneficios y sabrán cómo navegar por el sistema?”.

Es posible que no se identifique fácilmente a aquellos que no están inscritos en el Medi-Cal restringido y, dadas las barreras culturales y de idioma, podría ser difícil convencerlos.

El Departamento de Servicios de Atención Médica, que administra Medi-Cal, está trabajando con los funcionarios del condado, los defensores de los consumidores y el mercado de seguros de salud estatal, Covered California, para llegar a los inmigrantes elegibles. Ha publicado avisos con preguntas frecuentes en varios idiomas. Y la agencia tiene una página de “expansión para adultos mayores” en su sitio web, disponible en inglés y español.

Los defensores también se han estado preparando. La California Pan-Ethnic Health Network, por ejemplo, está patrocinando la legislación AB 2680, que asignaría 30 millones de dólares a grupos comunitarios para realizar actividades de divulgación e inscripción para personas en comunidades desatendidas que son elegibles para Medi-Cal. Un programa similar vence en junio. Por separado, la red busca 15 millones adicionales específicamente para inmigrantes adultos sin papeles, dice Monika Lee, vocera de la organización.

Incluso cuando los defensores y los funcionarios de salud corren la voz sobre las nuevas reglas de elegibilidad, esperan encontrar una profunda desconfianza por parte de los inmigrantes que recuerdan vívidamente la regla de carga pública de la Administración Trump, que reavivó el temor de que solicitar beneficios públicos podría dañar su estatus migratorio o incluso llevar a la deportación. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, muchos temen que esos días no hayan quedado atrás.
Por EFE

California Opens Medi-Cal to Older Unauthorized Immigrants

On Sunday, California will open Medi-Cal to older immigrants residing in the state without legal permission.

Unauthorized immigrants over age 49 who fall below certain income thresholds will become eligible for full coverage by Medi-Cal, California’s version of Medicaid, the federal-state partnership that provides health insurance to low-income people.

Unauthorized immigrants of all ages account for 40% of the state’s approximately 3.2 million uninsured residents. Official estimates put the number of newly eligible people as high as 235,000. Those who sign up will join more than 220,000 unauthorized immigrants ages 25 and under already enrolled in Medi-Cal.

And if Gov. Gavin Newsom gets his way, which seems entirely plausible considering the state’s rosy financial outlook, California could allow all remaining low-income unauthorized immigrants — an estimated 700,000 people — to join Medi-Cal by 2024, or sooner.

As I have explained previously, Medi-Cal has some well-known problems. But it is still far better than no insurance at all. Read on to learn about the new benefits and how you can enroll if you are eligible.

Under current law, all unauthorized immigrants who meet the financial criteria can get limited Medi-Cal coverage, including emergency and pregnancy services and, in some cases, long-term care. But when they sign up for full Medi-Cal, they get comprehensive coverage that includes primary care, prescription drugs, mental health care, dental and eye care, eyeglasses, and much more. That’s no small thing for people who are getting gray.

“This is a key moment when you want to incorporate all these aging undocumented immigrants into the health care system,” says Arturo Vargas Bustamante, a professor of health policy and management at UCLA’s Fielding School of Public Health. If you let their chronic conditions go unattended, he says, they’ll just end up in the emergency room and be more expensive to treat.

As Bustamante points out, it’s no longer the case that immigrants come to work temporarily in the United States and then return to their home countries. They are staying, raising families, and growing old in this country. And unauthorized immigrants play an important role in the labor force, paying an estimated $3.2 billion in state and local taxes a year in California and $11.7 billion nationally. Nobody benefits if they’re too sick to work.

While it will take time to roll out the new benefits, the task will be made easier by the fact that the vast majority of unauthorized immigrants who will become eligible for full coverage are already signed up for limited Medi-Cal benefits — so the state has contact information for them.