México vence 1-0 a Haití y avanzó a la Final con polémico penal

La selección de México, con gol de penalti marcado por el delantero centro Raúl Jiménez en el tiempo de prórroga, venció por 1-0 a la de Haití en la primera semifinal de la decimoquinta edición de la Copa Oro de la Concacaf.

El goleador de los Wolves se reivindicó para certificar el boleto mexicano a la última instancia del certamen dorado. Los pupilos de Gerardo Martino esperan por el ganador de Jamaica y Estados Unidos.

México jugará la novena final de la Copa Oro y buscará el octavo título cuando el domingo se enfrente en el Soldier Field de Chicago al ganador de la segunda semifinal que mañana, miércoles, van a disputar las selecciones de Estados Unidos ante Jamaica en el duelo de los finalistas de la pasada edición.

Como se esperaba, Haití dejó que México pusiese el mayor desgaste físico desde el principio, y se limitó a hacer en el campo lo que el «Tri» le permitió y que fue muy poco, especialmente en la primera parte.

México dominó la posesión del balón, intentó generar las mejores oportunidades de gol y también fue el que más fallos cometió al no acertar en 12 disparos que hizo a puerta, pero solo uno con peligro.

Haití, que hizo historia al llegar por primera vez a las semifinales, también consiguió en la primera parte dejar en evidencia a un México carente de ideas futbolísticas en el ataque a la hora de definir.

Ni con la charla en el vestuario, el Tricolor se revolucionó para la parte complementaria.

Con su cansancio y sus limitaciones, Haití fue capaz de rebelarse a la selección mexicana hasta en la agonía del tiempo reglamentario. A los atacantes haitianos les faltó inteligencia para fusilar a Guillermo Ochoa en un par de descolgadas. A México imaginación, y más tranquilidad, la desesperación privó al Tri de una victoria en 90 minutos.

Pero en la prórroga, como ya es habitual, surgió el fantasma arbitral para que Al Jassim señalase un penalti polémico y decisivo que dejó de nuevo todas las dudas sobre la torneo, pero felices a los directivos de la Concacaf, que ya tienen aseguró el negocio con el lleno en el Soldier Field al estar presente la selección del Tri.

No sin antes vivir el gran susto de ver como el delantero Mikael Cantave, al minuto 119 ,disparaba potente de pierna derecha y con el arquero Guillermo Ochoa ya batido, el balón se estrelló en toda cruceta derecha de la portería de México, que luego pudo sentenciar con dos claras ocasiones de Pizarro y Luis Montes.

México deberá trabajar mucho para ser campeón del torneo. La noche del martes careció de contundencia, tranquilidad e intensidad en varios lapsos de la semifinal.