Diana Reyes la voz femenina del género duranguense

Por Guillermo Rojas y Victoria Lis Marino | Tulsa, OK

Quién dijo que sólo los hombres pueden cantar buenas rancheras? Diana Reyes, la artista mexicana embajadora del género duranguense le pone voz de mujer a la canción mejicana y contagia el espíritu latino a toda la ciudad.
La artista visitó Tulsa recientemente y dialogó con la Semana sobre su música, su vida y su público.

Diana comenzó su carrera de muy pequeña, ella asegura que lo lleva en la sangre, madre y padre cantantes aficionados, tíos y primos pertenecientes a grandes bandas musicales en Baja California Sur. Pero era raro que a una niña le gustara cantar rancheras, y por eso su familia la apoyó más que nunca, para que lograra cantar dentro y fuera de México.

Un buen día, 15 años atrás, Universal le abrió las puertas a la industria musical y al mercado americano y así, solita y extrañando mucho, se mudó a Chicago. “Empecé con mariachi, después la música norteña y el género que me dio a conocer fue la música duranguense”, contó. “Lo peor fue la separación de mis padres, dejar mi casa, mi México para mudarme a Estados Unidos. Soy la más chica de 6 hermanos y me vine solita, y extrañaba mucho a mi mamá. Eso fue mi mayor sacrificio”, reconoció con congoja.

Diana ganó disco de oro, disco multi-platino y hasta cantó el tema de una telenovela vendida a más de 95 países. Sin embargo, considera que su mayor logro fue cantar a dúo con Jenny Rivera, algo que no olvidará jamás.
Ella esta contenta, plena, feliz. Su música evolucionó y creció. “Hoy ya no corro todo el tiempo, aprecio el tiempo con los míos y me siento muy feliz”, confiesa Daiana alegando que siempre tiene mamitis.

Diana comenzó su carrera de muy pequeña

Diana entiende que estamos viviendo tiempos turbulentos y lo puede sentir en cada show. “Evidentemente ha habido un cambio muy fuerte, yo que tengo 15 años viviendo aquí y ver manera en la que fluyen los eventos familiares, uno se da cuenta que la gente tiene miedo a llegar por las redadas, por migración, todos los eventos han cambiado y uno le nota el miedo al publico”, asegura. Sin embargo, su ánimo no decae porque considera que lo mejor siempre está por venir.

Las mujeres no sobresalen tanto como los caballeros en la música regional mexicana, pero ella no baja los brazos y sigue para conseguir lo que quiere. “Las mujeres somos impresionantes porque hemos evolucionado de una manera rapidísima y muy capaz, podemos ser lideres, exitosas, sobresalientes, empoderadas. La única mujer que no puede lograr sus objetivos es la que se pone limites”, dice con seguridad.

La chispa de Diana es contagiosa, y no hay público que no lo note, el secreto de su éxito es palpable a simple vista “hacer lo que te haga feliz como responsabilidad máxima”. “Cuando tienes el privilegio de hacer lo que tanto amas como yo de estar en un escenario, no hay impedimento para ser feliz,” dice Diana. (La Semana)