Prueba para excavación de tumbas de 1921 comenzará el 13 de julio / 1921 graves test excavation to begin July 13

TULSA, OK – La ciudad de Tulsa reanudará la excavación de prueba para la Investigación de las tumbas de la masacre de 1921 con la universidad de Oklahoma – Oklahoma Archaeological Survey (OEA) el 13 de julio en el cementerio de Oaklawn, 1133 E. 11º St.

Se espera que la excavación de prueba tome de tres a seis días. Cada día, el trabajo comenzará alrededor de las 7 a.m. y terminará aproximadamente a las 3 p.m. dependiendo del calor. El primer día de trabajo, el equipo llevará a cabo los preparativos del sitio y comenzará la remoción inicial del suelo. Se espera que la excavación de prueba completa comience el martes 14 de julio.

A principios de marzo, la ciudad de Tulsa con el comité de supervisión pública, acordó avanzar con una excavación de prueba en el área de Sexton en el cementerio Oaklawn, donde la investigación geofísica inicial identificó una gran anomalía consistente con una fosa común. La excavación de prueba se suspendió en marzo cuando la universidad de Oklahoma detuvo todo el trabajo de campo en respuesta a la pandemia de COVID-19.

“Como ciudad, estamos comprometidos a explorar lo que sucedió en 1921 a través de un proceso colectivo y transparente, llenando vacíos en la historia de nuestra ciudad y proporcionando sanación y justicia a nuestra comunidad. En los últimos 99 años, ninguna otra agencia o entidad gubernamental ha llegado tan lejos en una investigación que buscará la verdad sobre lo que sucedió en Tulsa en 1921”, dijo el alcalde G.T. Bynum. “A medida que continuamos con la excavación de prueba, estamos tomando todas las precauciones para hacerlo en el entorno más seguro posible. Estoy agradecido por la salud y el bienestar de nuestros socios que han coordinado diligentemente con nuestro equipo para seguir adelante con este trabajo durante las limitaciones de la pandemia y el calor récord que estamos esperando”.

La excavación de prueba es parte de un estudio de viabilidad para determinar la presencia o ausencia de restos humanos, determinar la naturaleza de los entierros y obtener datos para ayudar a informar los pasos futuros en la investigación, incluyendo los esfuerzos de recuperación apropiados. Los resultados serán documentados y la OEA emitirá un informe técnico. El equipo de investigación física también realizará investigaciones geofísicas adicionales en los próximos meses en Rolling Oaks Memorial Gardens y The Canes, donde los resultados iniciales justificaron un examen adicional.

Se han establecido tres objetivos en torno a la reexaminación de tumbas de 1921, que incluyen: supervisión pública, contexto histórico y la investigación de evidencia física. Para obtener más información sobre el proceso, visite: www.cityoftulsa.org/1921graves.

1921 graves test excavation to begin July 13

TULSA, OK – The City of Tulsa will resume the test excavation for the 1921 Tulsa Race Massacre Graves Investigation with the University of Oklahoma – Oklahoma Archaeological Survey (OAS) on July 13 at Oaklawn Cemetery, 1133 E. 11th St.

The test excavation is expected to take three to six days. Each day, work will begin around 7 a.m. and end at approximately 3 p.m. depending on the heat. On the first day of work, the team will conduct site preparations and begin the initial soil removal. The full test excavation is expected to begin on Tues., July 14.

In early March, the City of Tulsa with the Public Oversight Committee, agreed to move forward with a test excavation in the sexton area in Oaklawn Cemetery, where the initial geophysical investigation identified a large anomaly consistent with a mass grave. The test excavation was put on hold in March when the University of Oklahoma halted all fieldwork in response to the COVID-19 pandemic.

“As a city, we are committed to exploring what happened in 1921 through a collective and transparent process – filling gaps in our city’s history and providing healing and justice to our community. In the past 99 years, no other agency or government entity has moved this far into an investigation that will seek truth into what happened in Tulsa in 1921,” Mayor G.T. Bynum said. “As we resume with the test excavation, we’re taking all precautions to do so under the safest environment possible. I’m thankful for the health and wellbeing of our partners who have diligently coordinated with our team to move forward with this work during the constraints of the pandemic and record heat we are expecting.”

The test excavation is part of a feasibility study to determine the presence or absence of human remains, determine the nature of the interments, and obtain data to help inform the future steps in the investigation, including appropriate recovery efforts. Results will be documented, and a technical report will be issued by OAS. The Physical Investigation team will also conduct additional geophysical investigations in the coming months at Rolling Oaks Memorial Gardens and The Canes where initial results warranted additional examination.

Three goals have been established around the 1921 graves reexamination, including: public oversight, historical context and the physical evidence investigation. For more information on the process, visit: www.cityoftulsa.org/1921graves.