El dramático descenso de los nacimientos en el mundo / Fertility rate: ‘Jaw-dropping’ global crash in children being born

El mundo no está preparado para la caída dramática en el número de nacimientos, un fenómeno que tendrá un impacto traumático en las sociedades.

Esta es la conclusión de un equipo de investigadores del Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, que publicó un estudio esta semana en la revista The Lancet.

La caída en los índices de fertilidad significa que casi todos los países podrían ver sus poblaciones reducidas para fines de siglo.

Según el estudio, se espera que en 23 países -entre los que se incluyen España y Japón- la población se reduzca a la mitad para 2100.

La población también envejecerá de forma dramática, con casi el mismo número de personas que llegan a los 80 como de personas que nacen.

¿Qué está pasando exactamente?
La tasa de fertilidad -el número promedio de niños que da a luz una mujer- está cayendo.

Si el número cae por debajo de aproximadamente 2,1, el tamaño de la población empieza a reducirse.

En 1950, las mujeres tenían en promedio 4,7 niños en su vida.

De acuerdo las proyecciones del estudio de la Universidad de Washington, este número caerá por debajo de 1,7 para 2100.

En consecuencia, los investigadores esperan que el número de personas en el planeta llegue a su punto más alto en 2064 con 9.700 millones, antes de caer por debajo de 8.800 millones para fines de siglo.

“Eso es bastante importante; la mayor parte del mundo está en transición hacia el declive natural de la población”, le dice a la BBC el investigador Christopher Murray, coautor del estudio y director del IHME.

“Creo que es extremadamente difícil pensar en esto y reconocer lo importante que es. Es algo extraordinario. Tendremos que reorganizar a las sociedades”.

¿Por qué están cayendo la tasa de fertilidad?
No tiene nada que ver con el conteo de esperma o las cosas típicas en las que uno puede pensar cuando discute sobre fertilidad.

En cambio, este fenómeno está impulsado por el hecho de que más mujeres están accediendo a la educación, al trabajo, así como por el mayor acceso a métodos anticonceptivos, que hace que las mujeres puedan elegir tener menos niños.

De alguna manera, la caída en la tasa de fecundidad es una historia de éxito.

¿Qué países serán los más afectados?
Se espera que la población de Japón decaiga de su punto más alto en 2017, con 128 millones, a menos de 53 millones para fin de siglo.

Se estima que la población en Italia sufrirá una caída similar: de 61 millones a 28 millones a lo largo de un período similar.

Hay dos de los 23 países -entre los que se incluyen España, Portugal, Tailandia y Corea del Sur- que verán su población reducida en más de la mitad.
“Eso es asombroso”, dice Murray.

Se proyecta que China, actualmente el país más poblado del mundo, alcanzará su punto más alto en cuatro años con 1.400 millones, antes reducirse casi a la mitad (732 millones) para 2.100.

India ocupará su lugar.
Reino Unido llegará a los 75 millones en 2063, y caerá a 71 millones para 2100.

No obstante, este será un problema realmente global, en el que 183 de 195 países tendrán una tasa de fertilidad por debajo de los niveles requeridos para reemplazar a la población.

¿Por qué es un problema?

Uno podría pensar que es maravilloso para el medioambiente: una población más pequeña significaría una reducción en las emisiones de carbono, así como menos deforestación para crear lugar para la agricultura y ganadería.

“Eso sería cierto, excepto por la pirámide de edad invertida (más personas mayores que jóvenes) y todas las consecuencias negativas de una pirámide de edad invertida”, explica Murray.

Según las proyecciones del estudio:
El número de niños menores de 5 años caerá de 681 millones en 2017 a 401 millones en 2100.

El número de personas mayores de 80 años subirá de 141 millones en 2017 a 886 millones en 2100.

“Creará un cambio social enorme. Eso me preocupa porque tengo una hija de 8 años y me preguntó como será el mundo en el futuro”, agrega el investigador.

“¿Quién paga impuestos en un mundo de personas mayores? ¿Quién paga por la atención médica de los ancianos? ¿Quién cuida de ellos? ¿Podrá la gente jubilarse?”, se pregunta Murray.

¿Cómo se soluciona el problema?
Distintos países han recurrido a la inmigración para aumentar sus poblaciones y compensar la caída en la tasa de fecundidad.

Sin embargo, esto deja de ser una respuesta al problema cuando casi todos los países se ven afectados por la reducción de su población.

“Pasaremos de un tiempo en el que abrir las fronteras es una opción (…) a la competencia por migrantes, ya que no habrá suficientes”, argumenta Murray.

Algunos países han intentado poner en práctica políticas específicas como la baja por paternidad, aumentar la paga de la baja maternal, la oferta de cuidado gratuito para niños e incentivos financieros, pero no hay una respuesta clara frente a este problema.

Suiza logró incrementar su tasa de fertilidad de 1,7 a 1,9, pero otros países que han invertido un esfuerzo significativo para aumentarla no lo han logrado. Singapur todavía tiene un índice de fertilidad de cerca de 1,3.

Los investigadores advierten que no debe darse marcha atrás en el progreso que se ha logrado en la educación de las mujeres y en el acceso a métodos anticonceptivos.

¿Qué es diferente en África?
Se espera que la población de África subsahariana se triplique a más de 3.000 millones para 2100.

El estudio dice que Nigeria se transformará en el segundo país más poblado del mundo con una población de 791 millones.

“Con el tiempo, tendremos mucha más gente de descendencia africana en muchos más países”, explica Murray.

“El reconocimiento global de los desafíos en torno al racismo serán mucho más críticos si hay un gran número de personas de descendencia africana en muchos países”, puntualizó.

Fertility rate: ‘Jaw-dropping’ global crash in children being born

The world is ill-prepared for the global crash in children being born which is set to have a “jaw-dropping” impact on societies, say researchers.

Falling fertility rates mean nearly every country could have shrinking populations by the end of the century.

And 23 nations – including Spain and Japan – are expected to see their populations halve by 2100.

Countries will also age dramatically, with as many people turning 80 as there are being born.

What is going on?
The fertility rate – the average number of children a woman gives birth to – is falling.

If the number falls below approximately 2.1, then the size of the population starts to fall.

In 1950, women were having an average of 4.7 children in their lifetime.

Researchers at the University of Washington’s Institute for Health Metrics and Evaluation showed the global fertility rate nearly halved to 2.4 in 2017 – and their study, published in the Lancet, projects it will fall below 1.7 by 2100.

As a result, the researchers expect the number of people on the planet to peak at 9.7 billion around 2064, before falling down to 8.8 billion by the end of the century.

“That’s a pretty big thing; most of the world is transitioning into natural population decline,” researcher Prof Christopher Murray told the BBC.

“I think it’s incredibly hard to think this through and recognise how big a thing this is; it’s extraordinary, we’ll have to reorganise societies.”

Why are fertility rates falling?
It has nothing to do with sperm counts or the usual things that come to mind when discussing fertility.

Instead it is being driven by more women in education and work, as well as greater access to contraception, leading to women choosing to have fewer children.

In many ways, falling fertility rates are a success story.

Which countries will be most affected?
Japan’s population is projected to fall from a peak of 128 million in 2017 to less than 53 million by the end of the century.

Italy is expected to see an equally dramatic population crash from 61 million to 28 million over the same timeframe.

They are two of 23 countries – which also include Spain, Portugal, Thailand and South Korea – expected to see their population more than halve.

“That is jaw-dropping,” Prof Christopher Murray told me.

China, currently the most populous nation in the world, is expected to peak at 1.4 billion in four years’ time before nearly halving to 732 million by 2100. India will take its place.

The UK is predicted to peak at 75 million in 2063, and fall to 71 million by 2100.

Why is this a problem?
You might think this is great for the environment. A smaller population would reduce carbon emissions as well as deforestation for farmland.

“That would be true except for the inverted age structure (more old people than young people) and all the uniformly negative consequences of an inverted age structure,” says Prof Murray.

The study projects:
The number of under-fives will fall from 681 million in 2017 to 401 million in 2100.

The number of over 80-year-olds will soar from 141 million in 2017 to 866 million in 2100.

Are there any solutions?
Countries, including the UK, have used migration to boost their population and compensate for falling fertility rates.

However, this stops being the answer once nearly every country’s population is shrinking.

“We will go from the period where it’s a choice to open borders, or not, to frank competition for migrants, as there won’t be enough,” argues Prof Murray.

Some countries have tried policies such as enhanced maternity and paternity leave, free childcare, financial incentives and extra employment rights, but there is no clear answer.

Sweden has dragged its fertility rate up from 1.7 to 1.9, but other countries that have put significant effort into tackling the “baby bust” have struggled. Singapore still has a fertility rate of around 1.3.

What about Africa?
The population of sub-Saharan Africa is expected to treble in size to more than three billion people by 2100.

And the study says Nigeria will become the world’s second biggest country, with a population of 791 million.

Prof Murray says: “We will have many more people of African descent in many more countries as we go through this.