U.S. restores aid to Central America after reaching migration deals

Estados Unidos reanudó este miércoles la asistencia al Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras), en una medida que sigue a la firma de acuerdos con esos países para restringir el flujo de inmigrantes indocumentados hacia su territorio.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, detalló en un comunicado de que su oficina informó al Congreso del país de su intención “de reanudar los fondos de asistencia extranjera de EE.UU. para El Salvador, Guatemala y Honduras”.

Esta medida se produce después de que a finales de marzo pasado el Gobierno del presidente Donald Trump hiciera efectiva su amenaza de suspender los recursos asignados a esos países, de donde procede la mayoría de los inmigrantes que llegan a EE.UU. por su frontera sur, en castigo por el flujo migratorio.

Pompeo recordó en su nota que este año ordenó, siguiendo una directriz del presidente, que el Departamento de Estado y la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid, en inglés) suspendieran temporalmente la asistencia “hasta que los Gobiernos de estos países tomaron medidas suficientes para reducir la abrumadora cantidad de migrantes que llegan a la frontera” con México.

En los últimos meses, Washington ha alcanzado acuerdos de cooperación sobre asilo con esos países: el primero de ellos, el 26 de julio, con Guatemala; y después con El Salvador el 20 de septiembre; y con Honduras, cinco días después.

En su comunicado, Pompeo subrayó que la ayuda apoyará los programas que están potenciando los esfuerzos conjuntos para mitigar la inmigración indocumentada desde esos países.

“Gracias a la política del presidente y a la respuesta de estos países, estamos viendo un gran progreso. Los acuerdos de cooperación en materia de asilo (ACA, en inglés) firmados recientemente son solo un ejemplo”, destacó Pompeo.

El representante de la diplomacia estadounidense confió en que esos recursos ayudarán además a que esos Estados desarrollen sus capacidades para implementar los acuerdos recientemente suscritos para “construir sistemas locales de asilo más fuertes”.

“Estados Unidos elogia el pensamiento creativo y el compromiso de los Gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para alcanzar nuestro objetivo compartido de reducir la inmigración desde esos países hacia Estados Unidos”, agregó el funcionario, quien aseguró que esperan continuar “este importante trabajo” con estos “socios comprometidos”.

Previamente, Trump había recordado en Twitter que Guatemala, El Salvador y Honduras rubricaron acuerdos “históricos” de cooperación sobre asilo y que están “trabajando para poner fin al flagelo del tráfico de personas”.

“Para acelerar aún más este progreso, Estados Unidos aprobará en breve asistencia específica en las áreas de aplicación de la ley y seguridad”, dijo el mandatario en su mensaje, sin abundar en detalles.

“Estos programas complementarán nuestros planes de seguridad conjuntos para cada Gobierno, aumentará los esfuerzos del sector privado para crear oportunidades económicas, promoverá el Estado de derecho, el desarrollo institucional y el buen Gobierno”, auguró por su parte Pompeo.

El pasado 29 de marzo, Trump cumplió con la amenaza de cortar la asistencia a estos países como castigo por el flujo migratorio.

La decisión se tomó después de que el gobernante los criticara por “no hacer nada” por los estadounidenses y de permitir la formación de caravanas de migrantes que tienen como objetivo llegar a territorio de EE.UU.

Aunque las autoridades no precisaron en ese entonces qué cantidad de recursos sería suspendida, sí que indicaron que la decisión afectaría al presupuesto que el Congreso aprobó para Guatemala, Honduras y El Salvador durante el año fiscal 2017 (de octubre de 2016 hasta septiembre de 2017) y el mismo periodo de 2018.

Trump ha calificado de “crisis humanitaria” la situación en la frontera con México, donde en mayo pasado fueron detenidos 132.859 inmigrantes, una cifra no vista desde marzo de 2006.

Desde entonces, el Gobierno Trump ha implementado una serie de medidas, entre ellas la expansión a todo el linde de su programa “Permanezcan en México”, que establece que los solicitantes de asilo esperen en el vecino del sur mientras se desarrolla el proceso en EE.UU., lo que puede demorar semanas o meses.

U.S. restores aid to Central America after reaching migration deals

The United States on Wednesday restored economic aid to El Salvador, Guatemala and Honduras that had been cut off after the Trump administration complained the three Central American countries had done too little to halt a surge in migration.

U.S. President Donald Trump and Secretary of State Mike Pompeo announced that some “targeted assistance” would resume as they praised governments of the three countries for reaching immigration agreements with the United States.

“Guatemala, Honduras & El Salvador have all signed historic Asylum Cooperation Agreements and are working to end the scourge of human smuggling. To further accelerate this progress, the U.S. will shortly be approving targeted assistance in the areas of law enforcement & security,” Trump said on Twitter.

The three countries from the so-called Northern Triangle of Central America have sent record numbers of migrants toward the United States in recent years, fueling Trump’s rhetoric as part of his “zero tolerance” anti-immigration policy.

Trump campaigned on a promise to reduce illegal immigration in 2016 and has already made the issue part of his 2020 re-election bid.

Pompeo said in a statement that he had cut off the aid earlier this year on Trump’s direction “until the governments of these countries took sufficient action to reduce the overwhelming number of migrants coming to the U.S. border.”

Neither Trump nor Pompeo said how much of the hundreds of millions of dollars of suspended aid would be released. The Washington Post, citing an unnamed person familiar with the decision, reported it amounted to $143 million.

The United States used the aid suspension as leverage over the three impoverished countries that are still feeling the effects of the U.S.-Soviet proxy wars in region in the 1980s.

In response, they all reached at least partial agreements with the United States that could help Trump implement a new rule that would deny asylum to migrants and return them to Central America.

The Trump rule requires asylum-seekers to first seek safe haven in a third country they pass through on the way to the United States. The administration contends the majority of asylum-seekers are really economic migrants who will stay home if their only option is to seek asylum somewhere else.

Immigrant aid organizations have sued to stop the rule, but the U.S. Supreme Court has allowed it to remain in effect pending trial.

Pompeo said the resumed aid would help the three countries “build stronger local asylum systems” among other uses.